Los ojos bien abiertos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Recordar el 2015, año para nada cómodo en términos económicos, sumado a lo complicado en lo político – rol preponderante del EI, responsable de flujos migratorios masivos, profunda tensión geopolítica, guerra en Siria. Recordar el 2015, año para nada cómodo en términos económicos, sumado a lo complicado en lo político – rol preponderante del EI, responsable de flujos migratorios masivos, profunda tensión geopolítica, guerra en Siria, resurgimiento de sectores ultras en Estados Unidos como en Europa-, no dudamos en que este año no será muy diferente. En cuanto lo económico, tanto a nivel mundial como en nuestra región, será un año desfavorable con marcada desigualdad. América Latina, según la CEPAL, proyecta un lánguido crecimiento de 0.2%. La agenda política latinoamericana, por su parte, nutrida de elecciones y hechos políticos de gran impacto.

Restan tres elecciones presidenciales, Perú (10 de abril), República Dominicana (15 de mayo) y Nicaragua (6 de noviembre). A éstas sumamos, en febrero, un referéndum constitucional en Bolivia en el que el presidente, Evo Morales, buscará el objetivo de que la ciudadanía ratifique la reforma de la Constitución lo cual le posibilitaría una nueva repostulación a la Presidencia en 2019. Además en el convulsionado Brasil habrá elecciones locales, las juegan como decisivas para Dilma Rousseff y el PT; en Chile elecciones municipales en octubre, donde serán elegidos los responsables de las 346 comunas -de gran importancia para Bachelet y para el futuro de la Nueva Mayoría-; en México los Estados de Aguas Calientes, Baja California, Durango, Chihuahua, Colima, Hidalgo, Oaxaca. Puebla, Quintana Roo, Veracruz ,Tamaulipas, Zacatecas y Tlaxcala , serán las que evidentemente mostrarán el camino a las presidenciales del 2018 , por último en Venezuela (gobernadores), donde terminará de aclararse su mapa político, o no, es de esperar que así sea al solo efectos de beneficiar del atribulado pueblo venezolano.

2016 año de máxima atención en especial posando la lupa sobre los coletazos económicos, tanto por los bruscos vaivenes del precio del petróleo, con tendencia bajista , la que por su intensidad desestabiliza las economías de los países exportadores de hidrocarburos, sin dudas razones geopolíticas juegan la partida, como la oferta iraní, gracias al levantamiento de las sanciones impuestas por la comunidad internacional al régimen de Teherán, la otra piedra en el zapato regional es la situación que atraviesa China quien con la desaceleración de su economía, el volumen de materia prima que el Dragón Asiático ha demandado de América Latina ha sido el principal impulsor de la región durante tres décadas, en la pasada, fue, sin dudas America Latina el socio comercial más dinámico del gigante asiático.

Valido recordar que algunos países alcanzaron un fuerte crecimiento, aprovechando el viento de cola acordaron establecer reformas, por ejemplo en reducir su deuda externa en dólares, destacándose Brasil, Argentina, Chile, Perú y Uruguay, lo que los hace menos vulnerables ante situaciones de crisis, sin embargo, hoy, momento de recapitular.

Fueron beneficiados y gozaron del famoso Viento de Cola durante largo tiempo, pero ahora, atención, golpea de frente, el dólar se hace sólido, lo va a seguir estando, los ‘commodities’ han capitulado, por lo que la región muestra una baja considerable de ingreso renta por exportaciones, y si no se ajusta el cinto, controla gastos, gobiernos populistas, atentos, volverá a endeudarse por lo que generará no sólo tensiones inflacionarias, sino escenarios políticos, sociales complicados. Años atrás era común escuchar que cuando EEUU tocaba el piano, America Latina sonaba como la banda de Glenn Miller, al momento China comparte rol y por suerte o desgracia de la región juega como catalizador de su destino económico , como claro ejemplo -la caída global de los precios de las materias primas como consecuencia de la desaceleración china causó una contracción en la economía de la región del 1% en el 2015, el panorama 2016 no se avizora mejor, con proyecciones de crecimiento casi nulo, sin embargo existen diferencias entre los países de la región, México, según fuertes inversionistas ha mostrado cierta resistencia al síndrome chino, al aumento de las tasas de interés de EEUU, y al deterioro en la cotización de las materias primas.- Indudablemente el movimiento del dinero debe centrifugarse, es así que los fondos de inversión que apuntan a América Latina y a los mercados emergentes, fijan su preferencia en México, al que consideran la opción mal menor, ya que su calificación de grado de inversión, la comprobada facilidad con la que pueden negociar sus bonos, sumado al complemento con EEUU, hoy recuperando su economía, lo hacen más confiable.- Válido es reconocer al mercado de bonos mexicanos como uno de los más líquidos del mundo en desarrollo, en el tercer trimestre del 2015 los volúmenes de negociación de la deuda mexicana subieron 10% comparativos con igual periodo 2014, como contrapartida, los volúmenes generales de deuda en los mercados emergentes se desplomaron un 22% en mismo término.

Como vemos las perspectivas de 2016, números muy dispares, México, crecerá 2´8%por ciento, Perú 4,3%, Colombia 3%,Venezuela caerá 4,8%, Brasil 2,5%, la estrella regional será Panamá quien liderará el crecimiento con una expansión del 6%, como ejemplo de los baches entre los presupuestos notamos que Perú logró superávit durante gran parte del auge de los ‘commodities’, al momento registra un déficit fiscal del 2,1%, mientras que Brasil afronta una brecha presupuestaria de 10% del PBI, sumado a una calificación endeble de su deuda soberana.- Venezuela, situación muy comprometida el déficit fiscal alcanza aproximadamente a un 25% de su PBI, el banco central imprime dinero a efectos de contrarrestarlo, lo que llevaría a una inflación estimada por el FMI en un 720%, frente a un 275% en el 2015, los desequilibrios que padece la economía venezolana son extremos, potenciados geométricamente por la abrupta caída en el precio del petróleo, su principal sostén . Argentina con nueva administración, su actual presidente Mauricio Macri, ha dado un giro de 360 grados en materia política y económica, abandonando el populismo, en clara muestra del nuevo pragmatismo de Argentina, dando el primer paso en el Foro Económico Mundial de Davos, donde Mauricio Macri fue muy bien recibido, la primera vez que un mandatario argentino llega al Foro desde la visita en el 2003 del entonces presidente Eduardo Duhalde.

Pues bien los cambios de todo orden son cada vez más bruscos y profundos, atentos y por sobre todo, los ojos bien abiertos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA