Evo juega sus cartas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En Bolivia, por estos días, se respira un aire fresco, con renovada expectativa, gracias al giro estratégico que su diplomacia, ha direccionado en demandar a Chile por su acceso soberano al mar, situación que permite, por primera vez a La Paz, obligar a Santiago a negociar el tema. En Bolivia, por estos días, se respira un aire fresco, con renovada expectativa, gracias al giro estratégico que su diplomacia, ha direccionado en demandar a Chile por su acceso soberano al mar, situación que permite, por primera vez a La Paz, obligar a Santiago a negociar el tema. La estrategia de La Paz, comenzó con el anuncio de demanda a Chile en marzo del 2011, es simple y clara en su propuesta. Obligar a Chile a negociar, pero de buena fe y en términos pacíficos, sin renunciar al Tratado de 1904, firmado por ambas naciones sellando la mediterraneidad boliviana, ni pedir la restitución de ningún territorio, producto de la Guerra del Pacifico de 1879.

La guerra del Pacifico se produjo en el Desierto de Atacama, entre los años 1879 y 1883, participaron Bolivia, Perú y Chile, sus causas, la defectuosa delimitación fronteriza, entre Chile y Bolivia. La difícil situación económica de Bolivia y Perú. La explotación de riquezas por capitales chilenos, en zonas cuyos límites no se precisaban correctamente, el incumplimiento por parte de Bolivia del tratado chileno boliviano de 1874, sumados a las aspiraciones hegemónicas del Perú en la zona del sur pacifico.-

Como consecuencia Bolivia, derrotada sufrió la pérdida de 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie, en la que Perú terció como su aliado y también perdió territorios ante Chile.

El Gobierno del presidente Evo Morales decidió hace dos años demandar a Chile ante una corte internacional al considerar que ese país había dilatado el diálogo sin ofrecer una respuesta concreta a su reclamo marítimo, el argumento jurídico es apelar a los ‘derechos expectativos’ bajado a papel, expectativas y promesas incumplidas por Chile que generó en más de 100 años de acuerdos inconclusos a los efectos que el país del altiplano recupere su acceso al Pacífico. Vale recordar, el tan mentado ‘Abrazo de Charaña’, protagonizado por Augusto Pinochet y Hugo Banzer Suárez, en 1975, simbolizado en un documento basado en la cesión a Bolivia de una costa marítima soberana, acuerdo lamentablemente frustrado debido a la intervención del Perú, como tercer actor, ya que consideró que los territorios que se negociaban -franja al norte de Arica- formaran parte de su territorio en el pasado, habida cuenta de esta situación, en la memoria colectiva del pueblo boliviano, queda soldada a fuego que Chile tiene el candado de su salida al mar, sin embargo Perú, tiene la llave.

Es así que hace días, el gobierno de Evo Morales requirió la intervención de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, quien admitió el reclamo del Gobierno boliviano a los efectos de negociar con buena fe un acuerdo que le otorgue una salida soberana al océano Pacífico, informando a Chile a efectuar su descargo, todo ocurre en momentos en que el Gobierno boliviano juega fuerte de cara a las próximas elecciones, con Evo Morales como candidato tras el visto bueno del Tribunal Constitucional, fallo éste derivado en polémica y rechazo de la oposición quien acusó al Tribunal de parcial favoreciendo al gobierno y al jefe de Estado de faltar a su palabra dada en el 2008 en el que, tras un acuerdo, rechazaba la posibilidad de dos reelecciones consecutivas, esta jugada hace temer a la oposición a que el gobierno galvanice su campaña electoral, con temas de fuerte impacto popular, como el discurso antiimperialista, la reivindicación de la demanda marítima, sumado a la reciente expulsión de la agencia de cooperación de EEUU.-

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya informó a Bolivia la aceptación y registro de su demanda marítima contra Chile, lo que da inicio al litigio. Manifestó que la Corte calificó la demanda boliviana de «impecable». La CIJ también señaló que ya informó a Chile sobre la demanda «a través de la vía diplomática» y recibió las certificaciones para acreditar al ex presidente, hoy embajador, Eduardo Rodríguez Veltzé, como agente de Bolivia para el proceso.

El ministro de Relaciones Exteriores boliviano, Choquehuanca, reiteró que la demanda presentada no es un acto inamistoso contra Chile. La demanda boliviana solicita a la CIJ «que falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo pronto y efectivo que le otorgue una salida plenamente soberana al Océano Pacífico». El documento fue preparado durante dos años.

Se espera que las delegaciones de ambos países ante La Haya se reúnan dentro de un mes en la sede del organismo. En tres meses los delegados de Bolivia y Chile sostendrán una reunión con el presidente de la CIJ, el eslovaco Peter Tomka, para establecer el cronograma y los plazos del proceso judicial. Luego habría un período de un año y dos meses para la presentación de la demanda marítima boliviana. Chile tendrá tres meses para pedir o no que la Corte Internacional de Justicia se declare incompetente.

La demanda final fue entregada a la CIJ el 24 de abril. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo entonces que su país tiene derecho a “volver al mar con soberanía”. Mientras tanto, Chile asegura que no cederá su soberanía. «El Gobierno de Chile lamenta profundamente que Bolivia haya iniciado esta acción carente de fundamentos de hecho y de derecho», reza la declaración oficial leída por el canciller chileno, Alfredo Moreno, asegurando que Chile puede declarar la incompetencia del tribunal hasta tres meses después de que Bolivia presente la memoria.

Esta realidad inmersa, en un conflicto. aparentemente entre sólo dos países, al momento y de acuerdo al posible cambio geoestratégico que pudiese conllevar un fallo favorable a Bolivia, no sólo juegan intereses regionales, sino que además otras miradas sobrevuelan el confín de la región, vale recordar a China, Irán, Rusia, EEUU, señores, en esta partida la juegan varias parejas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA