Ecuador partido

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

No es saludable festejar antes de tiempo, si no pregunten al presidente de Ecuador, Rafael Correa, envalentonado por los primeros resultados a boca de urna, tras la consulta popular que incluye la creación de un comité para reformar la justicia y un consejo para regular los contenidos de la prensa, según una encuestadora cercana al oficialismo, que otorgaban al oficialismo el 61% por el ‘Sí’ frente a un 39% por el ‘No’. Sin embargo con el correr de las horas, y en un clima de creciente incertidumbre y desconcierto, el resultado final es incierto, al momento las propuestas clave de Correa se encuentran en un virtual empate lo que deja al mandatario al borde de una situación por demás complicada. La jugada no salió ni por asomo como el Gobierno planeaba, ya que esperaba recuperar el capital político que había decantado luego del intento de golpe de estado que mantuvo en vilo al país, y que hasta el momento ha quedado en una espesa nebulosa. No es saludable festejar antes de tiempo, si no pregunten al presidente de Ecuador, Rafael Correa, envalentonado por los primeros resultados a boca de urna, tras la consulta popular que incluye la creación de un comité para reformar la justicia y un consejo para regular los contenidos de la prensa, según una encuestadora cercana al oficialismo, que otorgaban al oficialismo el 61% por el ‘Sí’ frente a un 39% por el ‘No’. Sin embargo con el correr de las horas, y en un clima de creciente incertidumbre y desconcierto, el resultado final es incierto, al momento las propuestas clave de Correa se encuentran en un virtual empate lo que deja al mandatario al borde de una situación por demás complicada. La jugada no salió ni por asomo como el Gobierno planeaba, ya que esperaba recuperar el capital político que había decantado luego del intento de golpe de estado que mantuvo en vilo al país, y que hasta el momento ha quedado en una espesa nebulosa.

La consulta popular muestra lecturas que podríamos analizar, en primer lugar emerge la derrota política del Gobierno, ya que a pesar de construir una enorme maquinaria propagandística electoral el oficialismo, tal como se dan los resultados ha sufrido una fuerte derrota que no figuraba en sus cálculos, además, y como sucede en países que interpretan la misma música que Ecuador, deja bien en claro que la tan remanida y declamada Revolución del Siglo XXI, no goza de un mayoritario respaldo ciudadano, demostrando que su base sustentable electoral proviene mayoritariamente del clientelismo político, herramienta que muy bien utilizan los gobiernos autodenominados populares progresistas, la segunda cuestión se direcciona hacia las empresas encuestadoras que han fracasado en sus predicciones, dejando un manto de duda en cuanto a su compromiso con la equidad y el manejo transparente de las mismas

Por último, el marcado rechazo al Gobierno puede ser capitalizado sólo por los ciudadanos ecuatorianos, no por partidos, movimientos o líderes políticos, que bien saben como subirse al carro triunfador, demuestra, además, que las grandes causas democráticas exigen consensos mínimos, y es saludable que el pueblo sepa como defender su voto, vital en todo Estado democrático.

Esta realidad le ha dado aire a la oposición quien deberá tomar debida nota del caso y aglutinarse sobre al menos cinco puntos básicos de convivencia democrática y dar pelea en las futuras elecciones a la actual administración.

Al momento la película que está por estrenarse es si Correa seguirá los pasos de su adalid y aliado Hugo Chávez Frías, el que sin pestañar, volvió a plebiscitar iniciativas previamente rechazadas por el pueblo, o si pondrá la carne en el asador y apuesta por un estilo conciliador, el que le daría el premio mayor, no olvidemos que gracias a la reforma constitucional del 2008, el mandatario ecuatoriano tiene posibilidades ciertas de continuar en el poder hasta el 2017.

Si algún jugador incómodo para el Gobierno faltaba, y como dicen no hay peor astilla que la del mismo palo, volvió a la escena Fabricio Correa, hermano mayor de Rafael, quien desde hace dos años actúa en la vereda de enfrente, en este caso, cobró protagonismo durante la campaña para el referéndum gracias a un vídeo con el lema ‘Esta vez No, hermano’, algunos lo ven como posible contrincante en las futuras elecciones presidenciales, la última y lapidaria frase de Fabrici. El resultado es un duro golpe para el presidente, el ‘Sí’ perdió por que carece de legitimidad. Al no tener la mayoría, el 50% más uno de la voluntad popular, consejo, seguir muy de cerca los próximos pasos

Ecuador puede ser el comienzo de un inesperado, insospechado escenario.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA