Balance

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Escribo para ordenar ideas. No sé si con éxito. Hasta ahora –de esto sí estoy seguro-, con efectos prácticos muy escasos en el quehacer político. Escribo para ordenar ideas. No sé si con éxito. Hasta ahora –de esto sí estoy seguro-, con efectos prácticos muy escasos en el quehacer político.

Los políticos venezolanos -de cualquier pelaje y condición- no solo son ignorantes, sino también renuentes a aprender. Si acaso, con limitaciones, puro saber convencional.

Pero, nada, la genética me hizo terco e insisto. Pretendo diagnosticar, avizorar escenarios y definir cursos de acción. Pensamiento estratégico, lo llaman.

Para comenzar, quiero disponer de un balance del mes y un poco más transcurrido hasta la noche del domingo 16.

Balance en términos de posición estratégica. De ventajas o desventajas relativas actuales de los dos sectores en lucha. Para saber dónde están parados, pues.

Comienzo por buscar mis análisis previos, útiles al efecto. Recurro al Análisis de Posición Estratégica. Es un balance de posición; el cual, en otras variantes metódicas, se podría incluso cuantificar.

Mi libro del 2010 contiene unos cuantos ejemplos en su Presentación. En lo formal, nos sirven. En el pasado, estructuralmente, ha habido similitudes con el balance actual.

Cambian, sin duda la intensidad del conflicto, su ubicación en una fase de violencia abierta (con sus bemoles) y el cambio de empaque del régimen, más abiertamente dictatorial.

A nivel de sentimiento general, lo sucedido ha favorecido con amplitud al sector democrático en lucha. Y hay elementos objetivos para decir que es así.

Hay un planteo de lucha política y eso es relevante. El electoralismo colaboracionista quedó a un lado. La calle sigue encendida. La opinión internacional cambió a favor de la lucha. Y le quedan cartas para jugar.

Pero, el régimen controla férreamente las instituciones y los medios, no hay lucha en el frente económico, lo cual favorece al régimen, y la violencia estatal y paraestatal no solo no ha sido controlada, sino que se intensifica.

Como elementos generales relativos a la conducción de las luchas, sin duda el régimen dispone de una clara superioridad. Tiene discurso, dirección, organización y capacidad operacional.

Por su lado, el sector democrático que lucha no constituye un bloque organizado para la acción. Hay varios discursos, no hay dirección visible y su inmenso potencial operacional, por el amplio respaldo social, no se expresa ni actúa estratégica y organizadamente.

Situados dónde su ubica el conflicto –tal como describimos en el séptimo párrafo- sin duda que el sector democrático debe asumir las tareas de orden general forzosas y hacer el “reconocimiento de (la) naturaleza de la situación (conflicto estructural), áreas de expresión, relación entre ellas, manejo del conjunto y escenarios de actuación”, como asentábamos en un análisis similar en el 2009.

Hay, entonces, una ventaja potencial para el sector democrático; una ventaja aparente en el poder resolutivo del régimen, pero desprovistas de legitimidad; carencias de dirección y estratégicas del lado democrático y la necesidad de asumir la disponibilidad de capacidad operacional focal.

Hasta aquí llego. Es el momento del dilema leninista de 1902: ¿qué hacer? Qué hacer en concreto frente a una posición estratégica como la expuesta.

Ese análisis no lo he hecho. Es otro momento del quehacer prospectivo, estratégico y operacional. No tiene mayor sentido hacerlo como especulación individual.

Algunos, del lado democrático, tienen que hacer la tarea. El liderazgo tradicional está fuera del foco del conflicto, puja por desactivarlo y es un peso muerto o un adversario de facto en lo que sucede. El liderazgo alterno es diverso y disperso.

Quiénes asumen las carencias señaladas es la primera pregunta a resolver. De inmediato, cómo se asume el análisis. Luego, cómo esos análisis permean la lucha. Es imperativamente necesario. O la realidad impondrá su dura lógica.

* Santiago José Guevara García

(Valencia, Venezuela)

sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA