Arranca el ciclo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Han sido meses de deliberación y maduración. Con altibajos, pausas preocupantes y pasos forzados. En una tarea titánica, en todos los casos. En la Venezuela actual no es fácil hilar voluntades alrededor de conceptos. Priman los intereses y la competencia material. Muchos años de lucha interpartidista y la falta de un liderazgo alrededor de un Proyecto dificultan la tarea. La “matriz de opinión” es contraria a los fines alrededor de contenidos. El carisma y la tradición mandan. Han sido meses de deliberación y maduración. Con altibajos, pausas preocupantes y pasos forzados. En una tarea titánica, en todos los casos. En la Venezuela actual no es fácil hilar voluntades alrededor de conceptos. Priman los intereses y la competencia material. Muchos años de lucha interpartidista y la falta de un liderazgo alrededor de un Proyecto dificultan la tarea. La “matriz de opinión” es contraria a los fines alrededor de contenidos. El carisma y la tradición mandan.

Pero, aun así, elevando la vista por encima de la diatriba y la lucha por el poder, la Universidad de Carabobo y la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios inician un ciclo de actividades, de un año, dentro del Proyecto Bicentenario. Un Proyecto de País para la Reconciliación Nacional. Aporte de las Universidades al país con motivo de los 200 años del nacimiento de la República.

Las Universidades Nacionales se sienten obligadas a contribuir al esclarecimiento del medular tema social de los contenidos de la política. Consensos, proyectos políticos, pactos sociales y de gobernabilidad, transiciones democráticas intencionales, procesos constituyentes consensuales, consolidación y transformación democráticas son conceptos virtuosos, de necesaria presencia en la actividad política. La remisión y reducción de esta última a una mera lucha por la conquista del poder le sustrae de su finalidad social trascendente.

Porque sucede. En Venezuela y el mundo (tener en el espíritu el sentido del Movimiento de los Indignados) deberíamos desde ya ocuparnos de establecer el vínculo firme entre la política y las políticas: se hace política para adelantar políticas. Es decir, la actividad política debe estar al servicio de la dirección del Estado; a su vez, del fin del bienestar de la sociedad. La “polis” –la ciudad- está en su etimología, porque en el origen se refiere a los ciudadanos, beneficiarios del orden y la administración; o sea, del gobierno. No lo contrario, que es lo que sucede.

El Ciclo asume cuatro cometidos: 1) El diagnóstico de las condiciones institucionales básicas, con especial referencia al pacto o contrato social para la convivencia; 2) El ejemplo de procesos consensuales cercanos: la constituyente colombiana; 3) La promoción de un Proyecto de País y de mecanismos consensuales, como su mejor vía; y 4) La reflexión y debate sobre los aspectos sustantivos de un nuevo diseño de país.

Esperamos tener tiempo, disposición, apoyos, recursos y orden para todos. Arrancaremos con una sesión, aún preparatoria, ampliada con destacados venezolanos que se han ocupado de temas como los mencionados en el tercer párrafo, en la revisión de la realización de la ilusión de cultura constitucional construida en la sociedad colombiana a partir de la Constitución Política de 1991. Se basará en una disertación de la Dra. María Cristina Gómez Isaza, Decana de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín; por lo demás –con un alto valor para la comunidad universitaria- ligada al Movimiento Estudiantil “La Séptima Papeleta”, asociado a la promoción y realización exitosa de la consensual constituyente de 1991.

Como lo hemos dicho tanto en nuestro apostolado a favor del Ciclo, andamos tras los buenos ejemplos. Y en el equipo, gracias a la insistencia de Enrique Colmenares Finol, ex ministro, estamos convencidos de que la experiencia constituyente colombiana lo es. Hemos tenido el privilegio de dialogar con sus líderes y analistas. Un proceso gestado por estudiantes universitarios y jóvenes profesionales, el cual, a sus veinte años, busca –somos testigos y partícipes de ello- desarrollar, consolidar y transformar logros, es un buen ejemplo, para comenzar. Basarnos en un proceso externo no nos genera ningún complejo (¡Ay, con algunos venezolanos!). Ya vendrán los días de concretar realizaciones para el beneficio nacional. Apenas comienza la faena.

* Santiago José Guevara García

Valencia, Venezuela)

sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1, en Twitter

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA