Al sur del Río Grande

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Consumado el triunfo demócrata, queda claro que tanto Ovada como cualquier otro candidato a ocupar la Casa Blanca necesita sin lugar a dudas el respaldo del voto latino. Consumado el triunfo demócrata, queda claro que tanto Ovada como cualquier otro candidato a ocupar la Casa Blanca necesita sin lugar a dudas el respaldo del voto latino.

Ahora bien, de momento y según las prioridades la política hacia la región no debería formular un cambio de 180 grados, sus vecinos son considerados posibles aliados en determinadas situaciones, por demás alejado de formularse como prioridad política. No dudamos que en un segundo periodo de la administración Ovada deberá atender inocultables problemas domésticos que priorizara en la campaña, el problema fiscal, salud, frente a una economía europea visiblemente más preocupada en ajustar que en otorgarle aire al consumo fronteras adentro, sin olvidar las consecuencias de las renovadas políticas proteccionistas que golpean duramente, particularmente en la zona euro, sin olvidar lo que significan lo conflictivo Oriente Medio y Lejano Oriente.

Ahora bien, al momento que la región no ocupe un lugar de privilegio en la grilla, es significativo o no, si tenemos en cuenta que la región ofrece al mundo más soluciones que problemas, debería por lo menos de calificar entre los seis primeros, esos que acreditan puntos para el campeonato. En cuanto a la incidencia latina en las pasadas elecciones los fríos números indican que el candidato demócrata hubiera perdido cuanto menos los estados de Nevada, Colorado, Nuevo México, Florida y Virginia, de no haber contado con el apoyo de las mayorías, más de 12 millones sufragantes latinos, en claro, Ovada recogió el 010% ciento de sus 61 millones de votos de la comunidad latina, pruebas al canto el tema latino ocupara tanto para demócratas como republicanos espacio relevante la actual administración la premisa de consolidar el respaldo, y los republicanos con la mira en conquistar ese espacio político al cual n han llegado a cautivar.

Sobrevuela por estos día la posibilidad de integración d México Colombia Chile -EJE DEL PACIFICO- a la que seguramente EEUU vería no solo con muy buenos ojos, sino que planearía integrarse.En sus primeros cuatro años, Obama ha visitado en varias ocasiones a la región al igual que su Secretaria de Estado Hilary Clinton, impulsando iniciativas de seguridad ciudadana, especialmente en Centroamérica el Caribee sin olvidar el apoyo firme al ahora saliente presidente de México Felipe Calderón Hinojosa, en su decidida lucha contra el narcotráfico es más según correderas en pasillos de la Casa Blanca se afirma que el presidente demócrata dará prioridad a la America Latina del Pacifico en desmedro del Eje del Atlántico, Brasil excluido, del cual ya hemos platicado en otras oportunidades.

Vale recordar el mensaje de Dilma Rousseff ante el triunfo demócrata -la victoria de Obama es importante para Brasil y para el mundo, Dilma además mostró predisposición en ampliar las relaciones comerciales entre los dos países, y en concretar en el menor tiempo posible una reunión bilateral.

México será el otro país regional -prioridad uno-, de hecho ya se ha fijado el primer encuentro entre el presidente electo de México Enrique Peña Nieto y Barack Obama, en Ciudad de México, el 27 del corriente mes, seguridad, inmigración serán temas principales de la agenda, temas económicos seguirán en línea.

México, asume un rol por demás importante en la política de EEUU hacia la región, especialmente por su fuerte sintonía con los países de América Central, los que no solo reflejan a México en el arte, la cultura, sino que siguen respetando su condición de líder regional.

Dando una mirada retrospectiva, importa recordar que la primera llegada de Obama a la Casa Blanca genero enormes expectativas en la región, pruebas al canto, en ningún momento mandatarios de la región habían ovacionado a un presidente estadounidense como lo hicieron en la Cumbre de al América en Trinidad y Tobago en abril 2009, en la que Obama prometió una nueva óptica de Washington hacia America Latina basada en una relación de igual a igual y de respeto mutuo -ejemplo- facilitar los viajes y el envió de remesas de cubanoestadounidenses hacia la isla, en un concreto gesto de distensión.

El liderazgo del presidente ha restaurado la posición de EEUU en las Ameritas -escalo al 58 por ciento de aprobación en el 2008 al 72 por ciento en el 2011-, se avizora continuidad en las políticas de seguridad ciudadana unida a un nuevo impulso a la agenda comercial a trabes del Acuerdo de Asociación Traspacífica TPP, entre otros.-Veremos como se reformulan las políticas, nuestra región, cual estrella fulgurante, niña mimada, situación impensada tiempo atrás, ahora bien, no solo en este gran tablero participa un solo actor, como ocurría en el paso, sino que otros playera, suponen integrar las grandes ligas, China, Irán, Rusia, forman parte del juego, no solo mueven sus piezas, sino que también juegan a ganador.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA