A sus Marcas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tiempo de descuento, en Brasil ya comienzan a elongar los tres máximos aspirantes a la presidencia, importante es destacar que el actual presidente Lula da Silva se encuentra impedido de presentarse, y al 3 de octubre ya se lo siente a la vuelta de la esquina, así, Dilma Rousseff, perteneciente al Partido de los Trabajadores (PT), representará el oficialismo; mientras que José Serra, del Partido de la Socialdemocracia brasileña (PSDB), y Marina Silva, del Partido Verde (PV), se presentan como las máximas alternativas de la oposición. Tiempo de descuento, en Brasil ya comienzan a elongar los tres máximos aspirantes a la presidencia, importante es destacar que el actual presidente Lula da Silva se encuentra impedido de presentarse, y al 3 de octubre ya se lo siente a la vuelta de la esquina, así, Dilma Rousseff, perteneciente al Partido de los Trabajadores (PT), representará el oficialismo; mientras que José Serra, del Partido de la Socialdemocracia brasileña (PSDB), y Marina Silva, del Partido Verde (PV), se presentan como las máximas alternativas de la oposición.

Si los comicios se realizaran por estos días, Rousseff y Serra se enfrentarían nuevamente en una segunda vuelta de resultado incierto prevista para el 31 de octubre,al momento, ambos candidatos se encuentran en un empate técnico con un 37% de intención de voto, mientras que Silva reúne alrededor del 10%.

Emulando a los heroes de Los Cazadores del Arca Perdida , los dos principales candidatos han salido a la caza de votantes dentro del Brasil, Serra apunta al Norte y Rousseff mira al Sur. No debemos olvidar que Serra concentra su base electoral en el Sur-Sudeste, que reúne los estados más desarrollados, mientras que Dilma hereda el baluarte electoral de Lula, centrado en el Norte-Nordeste, que comprende los estados con la mayor tasa de analfabetismo y pobreza, y los más beneficiados por el programa asistencialista Bolsa Familia.

Como era de esperar Serra lanzó su candidatura en el estado de San Salvador Bahía, donde el entonces candidato del PSDB a la presidencia, Geraldo Alckmin, sufrió una aplastante derrota a expensas de Lula, el que le sacó diferencias por más de cuarenta puntos.-de 40 puntos.-

Los estados del sudeste, Minas Gerais y Río de Janeiro -el segundo y tercer mayor colegio electoral de Brasil respectivamente después de San Pablo- se muestran como un bien preciado,decisivos para definir la elección: mostrando bajos índices de asistencialismo y un alto nivel de escolarización en comparación al resto del país, en las últimas elecciones el sufragio se dividió entre un candidato fuera del PT para gobernador y en Lula para presidente, quien se impuso en ambos distritos por una diferencia de 2,6 millones de votos, sin embargo al quedar fuera de competencia Lula , el panorama no es para nada claro , pues Rousseff es hoy por hoy una acertijo.

Por estas horas Rousseff y Serra continúan esforzándose en suavizar su imagen, nadie duda que son candidatos poco carismáticos y los medios de comunicación los presentan como figuras políticas dispersas ,como contracara Silva se muestra como una comunicadora por demás eficaz, a pesar de que hasta el momento los numeros no la favorecen.-

En la trinchera, Rousseff repetirá hasta el cansancio que es la continuidad de Lula, mientras que Serra, con un discurso centrado en su vasta experiencia política, hará lo imposible para criticar directamente al actual mandatario recordando al electorado que él no es su rival electoral.

Silva ex militante del PT y ministra de Medio Ambiente de Lula-, busca romper con la polarización entre Rousseff y Serra dirigiéndose hacia un electorado joven, centrando su discurso en la cuestión medioambiental con su propuesta de desarrollo sustentable consistente en un crecimiento basado en el aprovechamiento racional de los recursos naturales.

Los candidatos ostentan un pasado de militancia activa y una historia marcada a fuego por la lucha, con distintos perfiles y marcadas diferencias politicas. Rousseff, que se involucró directamente en la lucha armada contra la dictadura en Brasil (1964-1985), hasta que cayó presa durante tres años y fue torturad, contribuyó a fundar el PDT, un importante partido político de centroizquierda comandando por Leonel Brizola. Luego se afilio al PT. Bajo el gobierno de Lula se desempeñó como ministra de Minas y Energía y jefe de gabinete de Lula.

Serra era presidente de la Unión Nacional de Estudiantes cuando aconteció el golpe de Estado en Brasil y se exilió en Chile, donde se desempeñó en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe hasta el golpe de Pinochet (1973), donde estuvo preso en el Estadio Nacional de Chile. Luego emigró a los Estados Unidos y se especializó en Economia. Fue ministro de Planificación y de Salud durante el gobierno de Cardoso. Disputó la elección presidencial en 2002 y fue derrotado por Lula. Fue elegido intendente de San Pablo en 2004, cargo que abandonó para disputar la gobernación del mismo estado en 2006.

En el caso de Marina Silva, su lucha está estrechamente asociada con la cuestión medioambiental. Compañera del reconocido activista Chico Mendes, asesinado en 1988, con quien fundó una filial de la Central Unica de Trabajadores. Fue concejal en el municipio de Rio Branco (Acre) y senadora por el mismo estado.

Todos se preguntan Cómo oponerse a un gobierno que tiene una aprobación del 75% de los brasileños y un mandatario con un 80% de popularidad?, Serra, principalmente tiene la respuesta, critica al gobierno sin dar nombres y resaltar las continuidades de varias políticas exitosas en caso de llegar al poder.

En éste sentido, la oposición machaca al electorado con que Lula no será candidato, ya que es la primera vez que no disputará ningún cargo electivo desde 1989, elogiando a las políticas más exitosas del actual gobierno: la económica y social.

En política de entrecasa, la mayor diferencia entre Rousseff y Serra gira en torno a la política del Banco Central, la seguridad, y el rol del Estado. Serra dejó entrever que en una eventual presidencia suya tendría una mayor injerencia en las decisiones del Banco Central que en Brasil tiene una autonomía en los hechos y no por ley, mientras que también propone una reforma integral en materia de seguridad, con la propuesta de crear un Ministerio de Seguridad Pública en caso de ser electo. En lo que respecta al estado, Rousseff defiende un estado con una fuerte presencia en la economía mientras que Serra aboga por uno con una menor carga tributaria y reducción en el gasto público.

En el juego que mas satisface a Itamaraty, reconocida como una de las cancillerías de excelencia, Serra el que define al Mercosur como una entelequia,además es fuertemente crítico en la región con los gobiernos de Evo Morales (Bolivia) y Hugo Chávez (Venezuela), y en un plano global no deja pasar oportunidad en definirse abiertamente en contra del acercamiento brasileño con dictaduras, gobierno de la Republica de Irán, incluido.

Donde seguramente no habrá sorpresas,sea cual fuese el elegido, es en la continuidad de la política económica y social, lo que si no está del todo claro es cómo retroalimentarán el protagonismo de Brasil que hoy disfruta en el globo, ya que su As de Espadas, el presidente brasileño más popular de toda su historia, ha decidido tomarse un descanso.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA