Universal deja a Warner sin Alejandro Sanz para consolidar su liderazgo en la música latina

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

Universal es, desde hace unos años, líder indiscutible en el mercado de la música latina, único mercado en el que las ventas de discos continúan siendo razonables. Pero la intención de la discográfica es seguir ampliando la distancia con sus competidores, razón suficiente para decantarse por Alejandro Sanz y arrebatárselo a Warner. Universal es, desde hace unos años, líder indiscutible en el mercado de la música latina, único mercado en el que las ventas de discos continúan siendo razonables. Pero la intención de la discográfica es seguir ampliando la distancia con sus competidores, razón suficiente para decantarse por Alejandro Sanz y arrebatárselo a Warner.

Cantantes como Alejandro Sanz, Shakira, Diego Torres, Paulina Rubio o Juanes entre otros, la mayoría correspondientes a la cartera de Universal Music Group. International, son los que dominan el mercado latino dentro de Estados Unidos, por lo que atraer a estos cantantes es una apuesta segura para las discográficas.

Este es el caso del nuevo fichaje de Universal, que ha conseguido atraer a Alejandro Sanz a sus filas, tras 20 años de unión con Warner. Aunque se desconoce la cantidad exacta que Universal ha desembolsado para hacerse con el contrato del cantautor, por lo que se desprende de las declaraciones del responsable de Warner Music en España, José Carlos Sánchez, al articulista Diego Manrique, se la cifra que se plantea es tan elevada que no ha dejado margen de actuación a Warner.

Más allá de la firma, el anuncio del contrato constituye una estrategia de dura competencia contra Warner. El pasado día 11 de febrero el cantante madrileño firmó su nuevo contrato con Universal e inmediatamente después, el día 12, lo hizo público a través de Twitter. El cantante no esperó a recibir el Grammy al mejor álbum Pop Latino, para el que estaba nominado, sino que adelantó hacer pública su marcha del sello que ha sido su hogar antes de la gala. El resultado de su último trabajo con Warner, Paraíso Express, se convierte así en un interesante aval para los próximos proyectos, que según observadores, no tardará en publicar con Universal.

Como ocurre con otras industrias culturales, el negocio musical en Latinoamérica es controlado por cuatro multinacionales que dominan el 90% del sector, dejando una pequeña cota de mercado a distribuidores independientes. Universal Music Group Internacional, que posee un 32% de ese mercado, domina la industria discográfica en América Latina, seguida de Sony BMG, con un 27% y Warner Latina, con un 18%. Por detrás quedan la cuarta gran discográfica, Emi-Televisa, y los sellos independientes. Aunque la porción que queda para las discográficas independientes es muy pequeña, su presencia en los premios más importantes de la industria crece año tras año.

Hace tan solo cinco años la industria de la música de América Latina era considerada como el sector de la economía de mayor crecimiento global y las cuatro discográficas presentes en la región cooperaban para introducir su producto en los mercados potenciales. Sin embargo, la música latina en Estados Unidos se ha estabilizado con una cuota de mercado hispano del 63%, lo que lleva a las discográficas a retomar la competencia.

Los recursos que mueven los grandes sellos se ha reducido, debido a que la venta de discos ha disminuido en todo el mundo así como los ingresos por merchandising, giras y el resto de los ingresos atípicos, lo que lleva al empleo de estrategias más conservadoras como la de fichar para su catálogo artistas ya consolidados en el mercado. Una maniobra que no implica la posibilidad de hacer un fuerte desembolso de dinero, si se considera estratégica a la estrella en cuestión.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA