Unasur estudia crear un FMI alternativo para el subcontinente

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los gobiernos de América del Sur estudian, en una fase avanzada, la creación de un fondo de emergencia de entre 10.000 y 20.000 millones de dólares que serviría para apoyar a los estados que se vean afectados por una profundización de la crisis económica. Los presidentes de los bancos centrales y los ministros de Finanzas de los miembros de Unasur se reunirán mañana en Buenos Aires, para apuntalar lo que pretende ser una alternativa al FMI. Los gobiernos de América del Sur estudian, en una fase avanzada, la creación de un fondo de emergencia de entre 10.000 y 20.000 millones de dólares que serviría para apoyar a los estados que se vean afectados por una profundización de la crisis económica. Los presidentes de los bancos centrales y los ministros de Finanzas de los miembros de Unasur se reunirán mañana en Buenos Aires, para apuntalar lo que pretende ser una alternativa al FMI.

La información, referida por la agencia Bloomberg, propiedad del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, cita a funcionarios que han participado en las negociaciones como fuentes. Las conversaciones, que están en curso, han tomado de modelo el FLAR creado por los países andinos, Costa Rica y Uruguay, que cuenta con un fondo de 4.000 millones de dólares y que funciona como soporte a los países miembros cuando estos sufren problemas con la balanza de pagos en tiempos de crisis.

Los ministros de Finanzas regionales se reunieron 5 de agosto en Lima, a instancias de presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, para discutir formas de proteger sus economías y así como los 700.000 millones de dólares en reservas en moneda extranjera con la cuentan. El deterioro de las perspectivas económicas de EEUU y Europa volvieron acuciante la toma de medidas, de las que parece que la creación de este fondo fue la preferida.

Según las fuentes citadas por Bloomberg, la propuesta fue presentada por Colombia y Perú, y cuenta con el apoyo tentativo de varios países, como Chile y Brasil. Este último país no ha decidido aun su postura, por lo la reunión de mañana en Buenos Aires debe servir para plantear alternativas o perfilar el plan de acción.

Brasil, que prometió la entrega de 10.000 millones de dólares de sus reservas al FMI en 2009, sería el mayor contribuyente a cualquiera de los nuevos préstamos establecidos para ayudar a los países más pequeños de la región que son más vulnerables a un agotamiento del comercio mundial y del crédito.

Los bancos centrales de la región comenzaron a buscar formas de diversificar los activos fuera del dólar, moneda en la que se cuentan la mayor parte de las reservas mundiales, después del colapso de Lehman Brothers Holdings Inc. en 2008. Ese movimiento se ha intensificado en las últimas semanas ante la posibilidad de que la economía de EE.UU. pueda volver a entrar en recesión.

Los niveles de reservas en las cinco mayores economías de América del Sur han aumentado un 29% con respecto al año pasado y ascienden a 501.000 millones de dólares, ya que los inversores estimulados por las tasas de interés cercanas a cero en los EE.UU., Japón y Europa buscaban activos de mayor rendimiento en los mercados emergentes. Para frenar la afluencia de estas inversiones, que están ejerciendo una gran presión sobre las monedas de la región, los responsables políticos de Brasil, Chile y Colombia han incrementado sus compras de dólares en el mercado. La mayoría de los billetes verdes se vuelven a invertir en bonos del Tesoro de EE.UU.

Funcionarios de finanzas de la Unasur discutirá también en Buenos Aires impulsar el apoyo a otros dos bancos regionales: la Corporación Andina de Fomento, un banco de desarrollo con sede en Caracas, y el Banco del Sur, cuyo objetivo es impulsar la integración de la infraestructura en América del Sur.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA