Pemex destinará 1.200 millones de euros a controlar Repsol

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La petrolera Pemex y la constructora española Sacyr Vallhermoso han alcanzado un acuerdo para hacerse con el control de Repsol. La estatal mexicana, que no vive su mejor momento, se ha comprometido a ampliar su participación desde el 4,87% que controla ahora hasta el 9,8%. Uno de los objetivos del pacto sería rebajar el poder de Antoni Brufau, actual presidente, algo en lo que Sacyr ha puesto su empeño en los últimos años. Sin embargo, la operación le saldrá cara a Pemex. La petrolera Pemex y la constructora española Sacyr Vallhermoso han alcanzado un acuerdo para hacerse con el control de Repsol. La estatal mexicana, que no vive su mejor momento, se ha comprometido a ampliar su participación desde el 4,87% que controla ahora hasta el 9,8%. Uno de los objetivos del pacto sería rebajar el poder de Antoni Brufau, actual presidente, algo en lo que Sacyr ha puesto su empeño en los últimos años. Sin embargo, la operación le saldrá cara a Pemex.

En la actualidad Sacyr posee el 20,01% de Repsol, mientras que Petróleos Mexicanos y PMI Holdings BV (el grupo Pemex) controlan el 4,87%. En la operación firmada y anunciada el lunes, la segunda se compromete a ampliar esta participación hasta el 9,8% «antes de los próximos 30 días». Después de producirse el anuncio, las acciones de Sacyr subían en el Ibex, la bolsa de Madrid, un 12,25%, mientras que las de Repsol lo hacían un 4,15%.

Lo cierto es que muchos analistas se preguntan el motivo que ha llevado a las dos empresas a hacer un anuncio como este. El ascenso de Repsol en Bolsa significa un desembolso mayor de la petrolera mexicana. No en vano, la inversión en otro 5% de las acciones de Repsol le costará 100 millones de euros más a Pemex de lo que le costaba antes del anuncio. Por los 61 millones de acciones con los que debe hacerse, la estatal mexicana deberá desembolsar aproximadamente 1.200 millones de euros.

La motivación es otra cuestión. La intención de Sacyr de hacerse con el control de Repsol viene de lejos.