Más cerca…

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los TLC con Colombia y Panamá dan un paso de gigante en EEUU. Finalmente, los Tratados de Libre Comercio (TLC) con Colombia y Panamá llegarán al Congreso de EEUU. Así lo ha anunció el propio presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que se ha congratulado por la noticia, ya que el acuerdo con la potencia norteamericana llevaba cinco años estancado. Ambos TLC serán votados por separado en el Congreso norteamericano, y se espera que sean aprobados lo antes posible. Una vez superado ese trámite, ya se podrán redactar como proyecto de ley y ponerse en marcha, lo que supone una excelente noticia para ambos países sudamericanos.

El ministro de Hacienda colombiano, Juan Carlos Echeverri también valoró la noticia como un hecho muy positivo para Colombia. Asimismo añadió que para el desarrollo del país significa un compromiso a largo plazo con EEUU. Sin embargo, señaló que la nación debe mejorar el sistema institucional crediticio del campo. El político agregó que Colombia está trabajando para imitar la labor en este terreno que han hecho países como Brasil, Chile y Perú. Del mismo modo, Washington y Bogotá han acordado que los derechos laborales en Colombia deberán ser revisados y mejorados para facilitar el avance del proceso.

Según el TLC EEUU-Colombia, el 80% de las exportaciones estadounidenses al país sudamericano estarán libre de impuestos, y los aranceles restantes desaparecerán durante los próximos 10 años. Más de la mitad de las exportaciones agrícolas estadounidenses a Colombia también quedarán libre de impuestos, y casi todos los aranceles desaparecerán en 15 años.

El Gobierno del ex presidente George Bush negoció el acuerdo comercial con Colombia, que ambos países firmaron en noviembre de 2006. Pero los demócratas, que ganaron el control del Congreso en las elecciones del mismo mes, rebatieron fuertemente el pacto, argumentando que el entonces presidente colombiano Álvaro Uribe no había tomado medidas suficientemente intensas para proteger los derechos de los trabajadores y evitar los asesinatos de líderes sindicales por parte de paramilitares y otros grupos de derecha.

Respecto al caso de Panamá, su presidente Ricardo Martinelli ha afirmado que «la balanza comercial es tan favorable a Estados Unidos, que no veo cómo la pequeña Panamá puede afectar el mercado laboral (estadounidense), al contrario, puede ayudar». Por ello, Martinelli se muestra muy optimista y cree que el TLC con Panamá será el más fácil de aprobar por el Congreso, ya que “es el más pequeño y no tiene complicaciones, no afectará ningún puesto de trabajo en Estados Unidos”, según ha señalado públicamente.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA