Los JJOO de Londres le costarán al contribuyente el doble de lo previsto

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los Juegos Olímpicos de Londres, que comenzarán el próximo 27 de julio, han salido más caros de lo previsto. Según un estudio elaborado por la Universidad de Oxford, las previsiones iniciales se han quedado cortas a la hora de establecer el personal requerido para atender la cita mientras que tampoco se han cumplido objetivos en lo que a la recaudación de capital privado se refiere. El precio final duplica al estimado. Los Juegos Olímpicos de Londres, que comenzarán el próximo 27 de julio, han salido más caros de lo previsto. Según un estudio elaborado por la Universidad de Oxford, las previsiones iniciales se han quedado cortas a la hora de establecer el personal requerido para atender la cita mientras que tampoco se han cumplido objetivos en lo que a la recaudación de capital privado se refiere. El precio final duplica al estimado.

La diferencia entre el presupuesto inicial y el final será la mayor registrada desde los Juegos Olímpicos que alojó Atlanta en 1996. En aquel entonces, la diferencia fue del 147%; en la cita de Londres la diferencia superará con creces el 100%. Las últimas estimaciones que se conocen dibujan un gasto ligeramente superior a los 11.500 millones de euros (9.300 millones de libras) después de que los responsables de la organización no hayan conseguido la financiación privada necesaria para construir el pabellón principal.

También se ha disparado el presupuesto en materia de seguridad: ahora se habla de un coste de 688 millones de euros (553 millones de libras esterlinas) para cubrir los 14.000 agentes que deben velar por la buena marcha de los acontecimientos. Al principio se calcularon 10.000 personas para realizar esta tarea a un precio sustancialmente inferior.

Según los autores del informe, entra dentro de la normalidad que los precios que generan las grandes citas deportivas se disparen conforme se desarrollan los proyectos aprobados. Esto se debe, o bien a no haber calculado tanto gasto o bien por haber elaborado cifras demasiado optimistas en relación a los beneficios que se obtendrían al finalizar la cita.

Por comparar, los Juegos Olímpicos de Pekín se excedieron un 4% sobre el presupuesto inicial y los Juegos Olímpicos de Atenas, celebrados en el año 2004, incrementaron su gasto final un 60% sobre el planteamiento del principio.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA