Los empresarios venezolanos acusan a Chávez de destruir el aparato productivo del país

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las fuentes consultadas de Fedecamaras, la principal patronal venezolana, por Americaeconomica.com han asegurado que las medidas de ahorro energético impuestas por el presidente Hugo Chávez sólo se sostienen mediante la destrucción del aparato productivo. Los empresarios del país consideran la decisión del mandatario bolivariano, de establecer el lunes, martes y miércoles próximos como días no laborables para ahorrar energía, como una medida arbitraria e irresponsable que generará pérdidas millonarias. Las fuentes consultadas de Fedecamaras, la principal patronal venezolana, por Americaeconomica.com han asegurado que las medidas de ahorro energético impuestas por el presidente Hugo Chávez sólo se sostienen mediante la destrucción del aparato productivo. Los empresarios del país consideran la decisión del mandatario bolivariano, de establecer el lunes, martes y miércoles próximos como días no laborables para ahorrar energía, como una medida arbitraria e irresponsable que generará pérdidas millonarias al país.

La reacción de los empresarios se debe a que si estos tres días decretados como no laborables se les suma el jueves y viernes santo sería una semana entera sin actividad productiva.

Desde Fedecamaras consideran que es una medida improvisada porque se hace con tres días de anticipación, cuando a las empresas para planificar se les debería haber notificado la suspensión aproximadamente con 10 ó 15 días de anticipación.

Chávez ha asegurado que hay que es necesario ahorrar energía por la grave crisis que vive el país, debido a las malas condiciones que se encuentra el embalse del El Guiri, que está en mínimos históricos.

De mantenerse el descenso diario de unos 13 centímetros del nivel de agua de El Guri, Chávez ha previsto que a mediados de junio habrá alcanzado los 240 metros sobre el nivel del mar que señalan «el nivel crítico».

Además del ahorro, con multas y suspensiones del servicio para empresas y domicilios que no reduzcan su consumo en al menos un 20%, el Gobierno ha iniciado una ofensiva de compra internacional de equipos de generación termoeléctrica, a un costo de al menos un millón de dólares por megavatio, según ha calculado Chávez desde que el pasado 8 de febrero decretó la emergencia eléctrica.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA