Los bancos harán el negocio del siglo con el regalo de Navidad del BCE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los grandes bancos, y en especial los grandes bancos europeos, recibirán su regalo de Navidad de la mano del Banco Central Europeo (BCE) mañana, cuando la autoridad monetaria del Viejo Continente decida subastar un número ilimitado de euros a un interés del 1%. La intención es que fluya el crédito hacia el tejido productivo, sin embargo, es más probable, en opinión de los operadores de mercado, que hagan negocio invirtiendo en deuda soberana. Los grandes bancos, y en especial los grandes bancos europeos, recibirán su regalo de Navidad de la mano del Banco Central Europeo (BCE) mañana, cuando la autoridad monetaria del Viejo Continente decida subastar un número ilimitado de euros a un interés del 1%. La intención es que fluya el crédito hacia el tejido productivo, sin embargo, es más probable, en opinión de los operadores de mercado, que hagan negocio invirtiendo en deuda soberana.

Lo que se preste tendrá que ser devuelto en tres años, y según una nota a sus clientes elaborada por los analistas del banco Nordea a la que ha tenido acceso EL BOLETÍN, la demanda se contabilizará en «varios cientos de miles de millones de euros». Estos expertos creen que es probable que la cantidad subastada supere la de la emisión registrada en 2009, cuando los euros se prestaron a un año. Entonces, el BCE colocó 442.000 millones de euros.

La idea inicial de la subasta es prestar a un coste muy bajo a las entidades financieras en dificultades para que puedan abrir así sus líneas de crédito de nuevo, entre otras prioridades. Pero según los expertos de Nordea, ningún banco -tampoco los mejor posicionados- van a dejar pasar esta oportunidad de cerrar un negocio redondo. Pues si el dinero obtenido de la mano del BCE se invierte, por ejemplo, en deuda italiana a dos años el interés recibido será del 4,94% más un año de margen.

Es decir, que entre una operación y la otra la entidad podría ganar un ‘plus’ cercano al 4% en el caso italiano. Otras deudas soberanas rentables en las que se puede invertir utilizando esta técnica serían la de Portugal (a dos años ofrece un interés del 15,36% en los mercados secundarios) o la española (3,31%). Y por muy poco se queda fuera de la ecuación la francesa (0,97%). Por cierto que Mario Draghi, el actual encargado de gestionar la labor del BCE, pretende realizar otra subasta de similares características el próximo mes de febrero.

Algunos gestores de hedge funds consultados por este periódico no se han querido pronunciar al respecto. «No te puedo contar mucho esta vez, lo siento, ya estoy en modo vacacional», escribía una de estas fuentes en un correo electrónico enviado desde una ciudad suiza.

Puede que el dinero acumulado durante el año y gestionado de forma eficiente durante la cuádruple hora bruja del pasado viernes haya desactivado el interés que en otra ocasión habría movido a buena parte de esta industria a actuar en una u otra dirección ante un evento de semejantes magnitudes. O puede que, directamente, ante la potencia de fuego del BCE los especuladores más descarados del entramado financiero hayan decidido centrar su atención en otros sectores más asequibles durante los próximos días.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA