Los bancos de EEUU se resisten a perder negocio en los derivados financieros

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los máximos representantes de los bancos más poderosos de EEUU se reunirán este miércoles con Daniel Tarullo, gobernador de la Reserva Federal estadounidense (Fed), para tratar de impedir que el máximo regulador del país saque adelante una legislación que aumentaría el escrutinio sobre las operaciones de derivados, uno de los principales factores a la hora de buscar culpables a la reciente crisis financiera internacional. Los máximos representantes de los bancos más poderosos de EEUU se reunirán este miércoles con Daniel Tarullo, gobernador de la Reserva Federal estadounidense (Fed), para tratar de impedir que el máximo regulador del país saque adelante una legislación que aumentaría el escrutinio sobre las operaciones de derivados, uno de los principales factores a la hora de buscar culpables a la reciente crisis financiera internacional.

Según ha informado la agencia Bloomberg, la reunión la habría organizado el consejero delegado de JP Morgan Chase, Jamie Dimon. La portavoz del banco ha declinado hacer comentarios. Tampoco los ha querido hacer la portavoz de la Fed. En el encuentro los banqueros tratarán de demostrar a sus supervisores que, en un momento de incertidumbre económica como el actual, la presión -ejercida por esta nueva normativa- sobre los beneficios obtenidos en estas operaciones puede poner el peligro de nuevo al sistema financiero.

El grupo de representantes del sector centrará sus esfuerzos en impedir, al menos, que se fijen unos límites demasiado rígidos en la exposición máxima a través de derivados de cualquier clase a títulos de deuda soberana o activos de renta fija emitidos por otros bancos. Esta es una de las áreas de la nueva legislación que promueve la Fed que más preocupan al sector.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, quien ha declinado acudir a este primer encuentro, propuso hace unas semanas introducir el tema de la regulación de los mercados financieros en la Asamblea de Primavera del FMI que tuvo lugar hace dos semanas. Su mensaje: si los mercados siguen sin ser controlados, el mundo no saldrá de la crisis.

Para el presidente de la Fed en un entorno como el actual, en el que resulta necesario mantener los tipos de interés bajos para propiciar la recuperación económica, y en el que, por lo tanto, tanto los inversores a largo plazo como los especuladores encuentran un acceso fácil a la liquidez, el papel de la supervisión y la necesidad de contar con leyes adecuadas para ejercerlo, son absolutamente necesarios.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA