Las operaciones bursátiles a corto, prohibidas sólo en siete países europeos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Sólo en siete países están prohibidas las operaciones a corto y además de forma temporal (España, Francia, Bélgica, Italia, Grecia, Turquía y Corea del Sur), aunque en casi todos hay normas específicas para regular este tipo de inversiones. La falta de homogeneidad jurídica en unos mercados globalizados junto con la falta de transparencia son según los expertos las principales armas de los especuladores. Sólo en siete países están prohibidas las operaciones a corto y además de forma temporal (España, Francia, Bélgica, Italia, Grecia, Turquía y Corea del Sur), aunque en casi todos hay normas específicas para regular este tipo de inversiones. La falta de homogeneidad jurídica en unos mercados globalizados junto con la falta de transparencia son según los expertos las principales armas de los especuladores.

A continuación se muestran las diferentes posiciones de los supervisores nacionales para regular las posiciones bajistas, según la información proporcionada por la Autoridad Europea de Supervisión de los Mercados (ESMA):

España : La CNMV prohibió realizar operaciones a corto el pasado 11 de agosto, una medida que estará en vigor sólo durante 15 días (aunque podrá ser prorrogada si el regulador lo considera oportuno) y que afectará a Santander, BBVA, el Popular, Caixabank, Bankia, Banca Cívica, Mapfre, Bankinter y el resto de valores financieros, como Renta 4 o incluso BME.

La prohibición cautelar afecta a cualquier operación sobre acciones o índices, incluyendo operaciones de contado, derivados en mercados organizados o derivados OTC, que suponga crear una posición corta neta o aumentar una preexistente, aunque sea de forma intradiaria, señala la CNMV. Están prohibidas las ventas a corto al descubierto sobre todos los valores.

Alemania: Esta práctica no está prohibida. Desde enero de este año, los inversores deben notificar al regulador (Ba Fin) las posiciones cortas que superen el umbral del 0,5%. En algunos valores financieros, este umbral se reduce al 0,2%. Lo que no se permiten, al igual que en España, son las operaciones cortas al descubierto, es decir, aquellas operaciones que consisten en vender a plazo valores que no se tienen, con la esperanza de poder comprarlos en un momento más cercano a un precio inferior.

Austria: desde noviembre del año pasado y al menos hasta el mismo mes de este año, el regulador austriaco (FMA) ha prohibido las ventas a corto en su modalidad al descubierto en las acciones de las principales entidades financieras y aseguradoras del país, como Erste Group Bank, Raiffeisen Bank International o Vienna Insurance Group. Sólo están exentos de esta prohibición los creadores de mercado y otros especialistas con obligaciones contractuales.

Bélgica: La semana pasada el Gobierno belga prohibió mediante un decreto ley las posiciones cortas. A diferencia de España o Francia, la prohibición no se limita a 15 días, sino que es indefinida.

Bulgaria: Las ventas a corto no están prohibidas, aunque el regulador ha puesto en marcha medidas para aumentar la transparencia, tales como la publicación diaria de cada venta a corto realizada.

República Checa: No existe una legislación contra las ventas a corto.

Chipre: Aunque no existe una prohibición de las ventas a corto, no es una práctica usada en el mercado chipriota.

Finlandia: No están prohibidas las ventas a corto, ya que el regulador finlandés considera que constituye una práctica normal que contribuye a dotar de liquidez los mercados. No obstante, analiza los mayores movimientos en el mercado ante cualquier sospecha de una manipulación de los mercados.

Francia: Al igual que España, prohibió durante quince días las posiciones cortas en los títulos del sector financiero.

Grecia: Las posiciones cortas estarán prohibidas en la Bolsa de Atenas durante los dos próximos meses tras la decisión del regulador griego de la semana pasada.

Hungría: No están prohibidas las posiciones cortas, aunque es obligado informar de las transacciones de este tipo realizadas.

Islandia: No existe prohibición de las ventas a corto, después de que en 2008 y 2009 se impusieran restricciones temporales a estas operaciones por la crisis financiera.

Irlanda: Están permitidas las posiciones cortas, después de que en 2008 estuviesen prohibidas temporalmente en los valores del sector financiero.

Italia: La semana pasada el regulador italiano prohibió las ventas a corto durante quince días sobre 29 valores del sector financiero y asegurador.

Letonia: Las ventas a corto no están restringidas de ningún modo.

Lituania: Las ventas a corto no están reguladas. No obstante, es imposible realizar estas operaciones en su modalidad al descubierto, ya que la legislación lituana requiere que el inversor tenga los valores (en propiedad o prestados) en su cuenta para poder operar.

Luxemburgo: Está prohibido (al descubierto) sobre los bancos y las compañías de seguros que cotizan en la Bolsa.

Holanda: Los inversores están obligados a notificar importantes posiciones a corto, aunque el supervisor quiere retirar esta medida, en cuento las condiciones del mercado lo permitan.

Polonia : Las leyes permiten suspender las operaciones a corto en algunas ocasiones, como por ejemplo en el caso de que estas superen el 20% de todas las transacciones realizadas sobre un valor.

Portugal : En julio de 2011 entró en vigor una nueva ley que obliga a poner en conocimiento del supervisor bursátil todas las posiciones cortas sobre acciones. Sobre las iguales o superiores al 0,2% del capital social del emisor, deberán ser comunicadas al supervisor y partir del 0,5% también al mercado.

Rumania: Los operadores del mercado están obligados a publicar al final de cada sesión el volumen y el número de operaciones a corto ejecutados en las acciones de mercados regulados.

Suecia : El regulador financiero cree que no existen razones de peso para limitar las ventas a corto, algo que probablemente requeriría cambios legislativos. Sin embargo, utilizar este tipo de operaciones para influir de un modo ilícito sobre el precio de un determinado valor está prohibido según la ley de negociación de instrumentos financieros.

Otros grandes mercados, como EE UU o Reino Unido, donde ha industria financiera tiene un gran peso sobre el PIB, han asegurado que no tienen previsto seguir el ejemplo de España, Italia, Francia y Bélgica.

Las posiciones cortas, también conocidas como ventas a corto o apuestas bajistas, son un tipo de operaciones con las que se toman prestados títulos para venderlos en el mercado en el plazo de devolución pactado con el prestamista. La clave reside en que el prestatario confía que estas acciones bajarán de precio, con lo que al cabo del tiempo, las recompra más baratas y los devuelve a su propietario inicial embolsándose la diferencia.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA