Las aseguradoras alemanas exigen a Merkel una ampliación del Fondo de Rescate del Euro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las aseguradoras alemanas lo tienen claro: el mecanismo de rescate europeo que existe en la actualidad no es suficiente para calmar a los mercados. Italia y España son aún vulnerables y las nuevas ayudas a Grecia no han solucionado el problema de base de este país. Por eso, hay que aumentar su capacidad. Las aseguradoras alemanas lo tienen claro: el mecanismo de rescate europeo que existe en la actualidad no es suficiente para calmar a los mercados. Italia y España son aún vulnerables y las nuevas ayudas a Grecia no han solucionado el problema de base de este país. Por eso, hay que aumentar su capacidad.

El encargado de lanzar el mensaje a la canciller alemana, Angela Merkel, ha sido Mohamed El-Erian, consejero delegado del mayor fondo de inversión del mundo en deuda soberana, Pimco, que pertenece a la aseguradora alemana Allianz. El Gobierno alemán no es partidario de incrementar el cortafuegos que suponen los dos fondos de rescate vigentes (el FEEF y el MEDE) hasta los 750.000 millones de euros. Hasta ahora la potencia de fuego combinada de ambos no supera el medio billón de euros.

Allianz es una de las grandes aseguradoras alemanas, y también ha sido uno de los participantes más destacados en el canje de deuda griega que tuvo lugar la semana pasada. Esta compañía tenía a finales de 2011 unos 1.300 millones de euros en Grecia. Al finalizar el primer trimestre de 2012 esta cifra se había reducido hasta los 310 millones de euros. Pero esa es la exposición directa, ¿qué sucede con la indirecta?

La exposición indirecta más directa, valga la redundancia, de los acreedores privados de Grecia se da a través de unos productos llamados CDS, o seguros contra el impago de la deuda. El problema de estos productos es que la mayoría escapan a la regulación del mercado y por lo tanto no se sabe ni cuántos hay ni dónde están. Tampoco se tiene una idea clara de quiénes son, en concreto, sus emisores más allá de conocer que son bancos y aseguradoras.

De momento, Bruselas ha logrado que el canje de bonos griegos cerrado en la madrugada del viernes pasado -Atenas ha otorgado papeles nuevos, de menor valor, por los antiguos- no haya generado un evento de crédito (credit event), lo que hubiese activado estos seguros generando una situación que algunos analistas han definido como hecatombe financiera. Sin embargo, no son pocos los inversores privados que han pedido que se activen estos seguros al no haber accedido voluntariamente a realizar el mencionado canje. Esa ecuación todavía está en el aire.

Por eso, El-Erian opina que la situación de Grecia es muy delicada, y que quizá los 130.000 millones de euros en nuevas ayudas (que ya han sido aprobados pero todavía no enviados al país mediterráneo) no basten. Sin contar que los CDS pueden activarse implicando en todo el proceso al entramado financiero internacional, especialmente a la gran banca europea y estadounidense.

Y a eso le suma la situación de España e Italia, que actualmente mantienen una prima de riesgo superior a los 300 puntos básicos (327 y 307, respectivamente) cuando en febrero de 2010, unos meses antes de la primera intervención internacional dentro de la zona del euro, esta cifra no superaba los 90 puntos básicos en ninguno de los dos casos (76 puntos básicos y 86 puntos básicos, respectivamente).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA