La oposición intenta sacar partido de la crisis de los banqueros de Chávez

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La oposición de Venezuela ha decidido sacar partido a la crisis de los banqueros del presidente Hugo Chávez. El diputado y secretario general de Podemos, Ismael García, ha confirmado a Americaeconomica.com que ha denunciado ante el Parlamento, junto con otros 7 diputados de su agrupación, que los cuatro bancos intervenidos manejaban el 30% de todos los depósitos del Estado venezolano, a pesar de que el mandatario aseguró desconocer el origen de los fondos de dichas entidades. La oposición de Venezuela ha decidido sacar partido a la crisis de los banqueros del presidente Hugo Chávez. El diputado y secretario general de Podemos, Ismael García, ha confirmado a Americaeconomica.com que ha denunciado ante el Parlamento, junto con otros 7 diputados de su agrupación, que los cuatro bancos intervenidos manejaban el 30% de todos los depósitos del Estado venezolano, a pesar de que el mandatario aseguró desconocer el origen de los fondos de dichas entidades.

La Asamblea Nacional ha acogido y aceptado investigar las causas de la intervención de los cuatro bancos propiedad de Ricardo Fernández Barrueco, empresario que además distribuía alimentos a la red oficial Mercal, que han solicitado estos diputados del partido Podemos.

Ismael García, ha indicado a este diario que esta situación es muy grave y que es sospechosa la situación de estos últimos días, que ha llevado al Gobierno de Chávez a intervenir a puertas abiertas los bancos Banpro, Canarias, Confederado y Bolívar Banco, tras comprobarse que sus propietarios manejan el 30% del sistema financiero.

Además, García ha afirmado que tras sus denuncias la han amenazo de muerte y que busca el apoyo y la solidaridad de los venezolanos. El diputado de Podemos ha indicado que dio su apoyo a Chávez hasta que ha convertido su modelo político en autoritario.

Todo empezó cuando la guerra por el poder que desde hace años se ha fraguado entre los nuevos grandes empresarios del país, que han conseguido sus fortunas bajo el mandato de Hugo Chávez, ha salpicado de lleno al mandatario bolivariano, que se ha visto obligado a intervenir y tirar por tierra el incipiente imperio financiero de Ricardo Fernández Barrueco, uno de sus antiguos protegidos.

Este hombre de negocios colombo-venezolano es el dueño del grupo de bancos intervenido por el Estado venezolano (el Banco Canarias, el Bolívar Banco, el Banpro y el Banco Confederado). Estas, junto a otro grupo de entidades lideradas por Pedro Torres Filiberto y Arne Chacón Escamilla (Baninvest, Central Banco Universal y Banco Real), controlan cerca del 5% de los depósitos del sistema bancario nacional.

En las calles de Caracas se habla de que los tres empresarios dueños de las entidades financieras antes mencionadas, decían operar bajo dos direcciones distintas para “simular” cierta competencia entre ellos. Pero muchos aseguran que actuaban más bien como testaferros de los que se apuntan como los verdaderos dueños de estas empresas.

Entre ellos, se señala directamente a Diosdado Cabello, ministro de Vivienda y Trabajo del país, que habría defendido los intereses de Barrueco. Apoyando a Torres Filiberto y Arne Chacón se sitúa al vicepresidente José Vicente Rangel y el propio hermano del magnate y ministro de Ciencia y Tecnología, Jesse Chacón.

En las últimas semanas, todos ellos habían iniciado una carrera a contrareloj por la adquisición de nuevas entidades financieras, movimientos que, al parecer, y por producirse en un periodo tan corto de tiempo habían levantado las sospechas de la Sudeban.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA