La crisis del euro pone a Berlusconi en la cuerda floja

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se encuentra en graves dificultades. Tal es la situación que este martes el ministro italiano de Infraestructuras, Altero Matteoli, ha reconocido ante los medios de comunicación que el Gobierno puede caer en las próximas horas ante la falta de acuerdo sobre la reforma de las pensiones que el mandatario pretende llevar a la Cumbre Europea de mañana. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se encuentra en graves dificultades. Tal es la situación que este martes el ministro italiano de Infraestructuras, Altero Matteoli, ha reconocido ante los medios de comunicación que el Gobierno puede caer en las próximas horas ante la falta de acuerdo sobre la reforma de las pensiones que el mandatario pretende llevar a la Cumbre Europea de mañana.

Las declaraciones surgen un día después de que el Consejo de Ministros italiano se reuniese de forma extraordinaria para intentar sacar adelante nuevos recortes sociales exigidos el pasado domingo en Bruselas por la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy. El caso es que el Consejo fue incapaz de aprobar nuevas medidas económicas ante el desacuerdo de la Liga Norte (LN) ante un posible el retraso de la edad de jubilación de los 65 a los 67 años.

«Me parece que existe esta hipótesis [de que el Gobierno pueda caer], pero los márgenes para la negociación existen y estamos negociando», respondió el ministro durante un acto en Roma a preguntas de los periodistas. Matteoli, perteneciente al partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL), recordó que en verano ya se aprobaron dos planes de austeridad por valor de 79.000 y 54.000 millones de euros y que seguir haciendo recortes no es una tarea fácil en absoluto.

Por su parte, el presidente de la República, Giorgio Napolitano también ha reconocido que la situación es «grave» para el Gobierno y ha instado al Parlamento a que agote todos los recursos de negociación necesarios.

La UE, mientras, ha expresado que espera una carta de Berlusconi con «compromisos específicos y medidas para propiciar un crecimiento rápido en Italia». No obstante, uno de los portavoces de la Comisión Europea ha aclarado a los medios internacionales que hasta ahora no han recibido ninguna comunicación de Roma.

Precisamente, ha sido en Bruselas donde se ha filtrado el rumor a la prensa de que los líderes europeos podrían estar planeando ya una intervención del fondo de rescate europeo (EFSF, por sus siglas en inglés) para que sea capaz de comprar deuda italiana.

Los bonos de este país a diez años no logran alejarse del 6% de rentabilidad (los bonos alemanes cotizan a un 2,1% y los griegos a un 24,4%), pero aún así la UE no parece estar dispuesta a dejar que Italia se convierta en una segunda Grecia. Entre otras cosas, dicen los expertos, porque es la tercera economía más poderosa de la zona del euro.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA