La CAN se consolida a pesar de las circunstancias adversas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La integración que se marca como objetivo la Comunidad Andina (CAN), formada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, ha recibido un impulso, al menos en el plano económico. El comercio entre los cuatro países de la CAN aumentó un 31% en el primer trimestre del 2011, con respecto a los niveles del curso anterior, al pasar de 1.687 a 2.206 millones de dólares (de 1.167 a 1.526 millones de euros), lo que supone todo un éxito para el organismo supranacional, que llevaba un tiempo atravesando turbulencias y siendo puesto en cuestión por sus detractores. Incluso el presidente peruano, Alan García, había afirmado recientemente que su tiempo ya había pasado. Ahora, con los nuevos datos, parece que la CAN no estaba tan acabada como parecía. La integración que se marca como objetivo la Comunidad Andina (CAN), formada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, ha recibido un impulso, al menos en el plano económico. El comercio entre los cuatro países de la CAN aumentó un 31% en el primer trimestre del 2011, con respecto a los niveles del curso anterior, al pasar de 1.687 a 2.206 millones de dólares (de 1.167 a 1.526 millones de euros), lo que supone todo un éxito para el organismo supranacional, que llevaba un tiempo atravesando turbulencias y siendo puesto en cuestión por sus detractores. Incluso el presidente peruano, Alan García, había afirmado recientemente que su tiempo ya había pasado. Ahora, con los nuevos datos, parece que la CAN no estaba tan acabada como parecía.

Sin embargo, pese a los buenos datos, no todos sus países miembros crecieron al mismo ritmo comercial. Concretamente, Bolivia se queda muy atrás. Las exportaciones de Ecuador aumentaron en un 40% (de 509 a 710 millones de dólares) de enero a marzo, mientras que las de Perú (de 439 millones de dólares a 570 millones) y Colombia (de 609 a 791 millones de dólares) lo hicieron en un 30%. Sin embargo, Bolivia se queda a la cola con un incremento tan sólo de un 3% (de 131 millones a 134 millones de dólares), muy por debajo de sus vecinos y socios en la CAN.

En marzo de este año, el presidente peruano Alan García había llegado a afirmar que los tiempos en que la CAN tenía una función principal ya habían pasado. «La integración tiene que hacerse hacia afuera, no hacia adentro distribuyéndose áreas productivas», declaró al diario El Tiempo, de Bogotá. Además, añadió que el organismo «no ha tenido eficiencia» y que «la globalización es implacable», en relación a la necesidad de sus miembros de buscar nuevos horizontes. García se unió a las voces que durante los últimos tiempos han venido criticando a la CAN.

En mayo, el secretario general del organismo, Adalid Contreras, declaró cuando el bloque cumplió 42 años que «se pondrá en evidencia que el proceso (de integración) que estamos viviendo es también capaz de producir resultados concretos en favor de nuestros pueblos», y desechó que la CAN estuviera en crisis.

La Comunidad Andina de Naciones comenzó a gestarse en 1969, y tiene como objetivos fundacionales “promover el desarrollo equilibrado y armónico de los Países Miembros en condiciones de equidad, mediante la integración y la cooperación económica y social” y “avanzar en la profundización de una integración integral que contribuya de manera efectiva al desarrollo humano sustentable y equitativo para vivir bien, con respeto por la diversidad y las asimetrías que aglutine las diferentes visiones, modelos y enfoques” de los cuatro países que la conforman.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA