Iberdrola, la única candidata al nuevo plan británico de energías limpias

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Iberdrola es la única candidata para optar a las ayudas públicas del plan de captura y almacenamiento de CO2 de centrales eléctricas de gas natural y carbón puesto en marcha por el Gobierno británico. El Reino Unido tiene previsto financiar hasta cuatro proyectos en los próximos diez años, que requerirán unas inversiones aproximadas de 9.500 millones de libras (unos 11.000 millones de euros). La eléctrica podría recibir 1.000 millones de libras en ayudas públicas. Iberdrola es la única candidata para optar a las ayudas públicas del plan de captura y almacenamiento de CO2 de centrales eléctricas de gas natural y carbón puesto en marcha por el Gobierno británico. El Reino Unido tiene previsto financiar hasta cuatro proyectos en los próximos diez años, que requerirán unas inversiones aproximadas de 9.500 millones de libras (unos 11.000 millones de euros). La eléctrica podría recibir 1.000 millones de libras en ayudas públicas.

En la actualidad, la eléctrica española, a través de su filial Scottish Power, desarrolla en la central de carbón de Longannet (Escocia) una tecnología de captura y almacenamiento de CO2 que espera que sea viable comercialmente, según han asegurado fuentes de la eléctrica a EL BOLETÍN. El Gobierno de David Cameron ha asignado 1.000 millones de libras para financiar el primer proyecto de carbón limpio y sólo Iberdrola se encuentra en la carrera para optar a estos fondos.

A finales del mes pasado se retiró su único competidor, la alemana E.ON, al considerar que no sería capaz de cumplir con el calendario fijado por el Ejecutivo. El proyecto de Scottish Power cuenta con el respaldo de la petrolera anglo-holandesa Shell y de National Grid, la empresa que gestiona las redes de transporte de energía del país. El dióxido de carbono aislado y comprimido se trasladaría a algún yacimiento situado en el mar del Norte.

El Reino Unido también ha prometido subsidios para los otros tres proyectos, que podrían ser en forma de exenciones fiscales, aunque aún se desconocen los detalles. El Gobierno tampoco ha especificado si las ayudas se concederán a las centrales de nueva construcción o a las plantas que ya se encuentran en funcionamiento. El Ejecutivo de David Cameron quiere convertirse en el líder mundial de esta tecnología, para exportarla a países como India o China.

Además, el Reino Unido también espera que ese proyecto contribuya a cumplir con las estrictas normas de la Unión Europea para reducir las emisiones de efecto invernadero en 2020. España también ha intentado dar pasos en esta nueva tecnología. El Gobierno ha invertido 1.400 millones de euros para crear la primera planta de captura y almacenamiento de CO2 del país. Estaría situada en León. Aquel país que sea capaz de ofrecer vanguardia tecnológica estará muy bien situado en la carrera por la creación de ‘empleos verdes’ con gran carga de innovación, una necesidad imperiosa de mercado en los países industrializados si quieren competir con el carbón y la mano de obra barata de países como China o India.

Iberdrola Renovables ha iniciado la construcción de su primera planta de biomasa forestal en EEUU, la central de Lakeview. Esta nueva instalación tendrá una potencia de 26,8 megavatios (MW) y se prevé que esté en funcionamiento para finales de 2012. Lakeview se ubicará en el condado de Lake, un área rural de la zona oriental del Estado de Oregón. Este proyecto supone la entrada de la compañía española en el sector de la biomasa en EEUU y se enmarca en su política de invertir en tecnologías no eólicas (a día de hoy, el 96% de la potencia de la empresa es de origen eólico).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA