Felipe Quispe se suma a la izquierda del MAS para derrotar a Evo en las elecciones legislativas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Felipe Quispe, quien fuera mano derecha de Evo Morales y ex secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, ha asegurado a Americaeconomica.com que apoyará al partido Movimiento por la Soberanía, escisión del Movimiento al Socialismo (MAS), para derrotar al mandatario boliviano en las elecciones legislativas del próximo domingo. Además, Quispe piensa que el MAS tan sólo ganará en las grandes ciudades, donde cuenta con apoyos incondicionales. Felipe Quispe, quien fuera mano derecha de Evo Morales y ex secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, ha asegurado a Americaeconomica.com que apoyará al partido Movimiento por la Soberanía, escisión del Movimiento al Socialismo (MAS), para derrotar al mandatario boliviano en las elecciones legislativas del próximo domingo. Además, Quispe piensa que el MAS tan sólo ganará en las grandes ciudades, donde cuenta con apoyos incondicionales.

Quispe ha afirmado a este diario que los antiguos militantes del MAS han decido formar el partido Movimiento por la Soberanía por las diferencias que han tenido con el mandatario, que impuso a sus candidatos y destituyó a los que habían elegido.

El líder indígena, junto con los dirigentes campesinos y sindicalistas, formó un partido político, Bolivia Social Demócrata y que encabezó Jaime Solares, el ex ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COD), para luchar contra Evo Morales en las elecciones presidenciales del pasado 6 de diciembre.

Pero en esta ocasión no han podido presentar candidaturas porque no han logrado obtener personalidad jurídica, por lo que actúan desde la clandestinidad en su tarea política, al dar su apoyo a los representante que defiendan, al igual que ellos, la mecanización del agro y el seguro social para todos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA