El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, aparece por sorpresa en la Cumbre Unión Europea y América Latina de Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Cumbre Unión Europea y América Latina y el Caribe ha finalizado después de tres días de reuniones y algún que otro acuerdo. Pero ha habido que esperar hasta el último día para conocer una de las grandes sorpresas. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo por fin ha podido viajar a Madrid para reunirse con el presidente español, José Rodríguez Zapatero, tras la polémica que se desató hace unas semanas cuando los líderes de Latinoamericanos se negaron a acudir a este encuentro si él iba a estar presente. La Cumbre Unión Europea y América Latina y el Caribe ha finalizado después de tres días de reuniones y algún que otro acuerdo. Pero ha habido que esperar hasta el último día para conocer una de las grandes sorpresas. Porfirio Lobo por fin ha decidido acudir a Madrid para reunirse con el presidente español, José Rodríguez Zapatero, tras la polémica que se desató hace unas semanas cuando los líderes de Latinoamericanos se negaron a acudir a este encuentro si él iba a estar presente.

Lobo, muy sonriente, ha querido dar una rueda de prensa para mostrar su alegría por poder estar en España para la firma del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Centroamérica. El mandatario hondureño ha querido dejar claro que no ha estado presente en los demás actos por respeto al anfitrión, José Luis Rodríguez Zapatero, y por no ponerle en un compromiso.

En todo momento el presidente de Honduras se ha mostrado muy optimista y ha afirmado que el tiempo será el que demuestre la legitimidad de su Gobierno. Lobo ha asegurado que no ha podido conocer ni al brasileño Lula da Silva, ni a la argentina Cristina Fernández de Kirchner y que “son ellos los que tienen problemas conmigo pero estoy convencido de que algún día se darán cuenta del error”

El cansancio de los periodistas presentes en el recinto ferial Ifema de Madrid no ha podido con la expectación por conocer las palabras de Lobo, que por petición expresa ha querido dar una rueda de prensa, que no estaba programada ni prevista por la organización.

La jornada de hoy ha comenzado muy tranquila con la firma de los acuerdos comerciales entre la UE, Perú y Colombia. Pero lo que parecía un día más sosegado que el de ayer ha pasado a ser un poco más estresante.

Las carreras por el pabellón donde se encontraba la prensa han sido constantes a media mañana, cuando sin previo aviso, el presidente de Bolivia, Evo Morales, y casi de inmediato su homologo colombiano, Álvaro Uribe, han querido saludar a los medios de comunicación.

Y por supuesto la polémica estaba servida. Todos los presentes eran conscientes de que una rueda de prensa con Evo Morales ofrece una gran cantidad de titulares, y el presidente boliviano no ha defraudado.

Evo, que tras esta comparecencia se ha reunido con el juez español Baltasar Garzón, como ya lo hizo ayer la mandataria argentina, ha sido tajante y ha asegurado que “yo no he acusado al Partido Popular de España de intento de golpe de Estado en Bolivia, solo me he basado en las publicaciones de los medios y en las investigaciones que he realizado”.

Mientras, Uribe se ha mostrado muy satisfecho por haber firmado un acuerdo comercial con la Unión Europea poco antes de abandonar su cargo. Pero al ser preguntado por si su fracaso ha sido el no haber podido concretar el TLC con EEUU, ha asegurado que “ya hemos suscrito bastantes acuerdos, ellos se lo pierden”.

Otras de las comparecencias del día han sido las de los mandatarios de Perú, Alan García y de Panamá, Ricardo Martinelli, que junto a Zapatero y a los presidentes del Consejo europeo, Herman Van Rompuy, y por el de la Comisión, Durao Barroso, han mostrado su satisfacción por los acuerdos alcanzados.

La cercania de los presidentes latinoamericanos con los medios de comunicación ha sido una constante durante los tres días que han durado las negociaciones. Ayer, como si de un peridista más se tratara y a penas sin seguridad el presidente de Ecuador Rafael Correa se dejaba caer por el pabellon de prensa.

Los asistentes no daban credito. De hecho en los corrillos que empezaron a formarse solo se preguntaba como era posible que Correa visitará de esa manera a los periodistas. La accesibilidad del mandatario fue absoluta, y no dudó en responder a diversas cuestiones que le formularon desde algunos medios.

Otro que dio la sorpresa en el pabellón de prensa y que casualidad “o no” coincidió con el presidente ecuatoriano, fue Uribe. Ambos mandatarios se saludaron de manera cordial ante las miradas atonitas de los periodistas.

Uribe saludó muy entusiasmado a Julio Sánchez Cristo, Director de W Radio Colombiano, que es propiedad del grupo español Prisa, editor de El País.

Por el contrario, los mandatarios europeos no se han dejado ver. La nota más negativa la protagonizó ayer la delegación de Grecia, que prohibió la entrada a todos los medios congregados, excento a los de su país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA