El pesimismo en EEUU empuja a la baja los mercados latinoamericanos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La mala situación que vive la economía de EEUU lastra las economías latinas, las cuales ven afectadas de forma negativa la dinámica de sus Bolsas y la salud de sus divisas. La debacle del ladrillo norteamericano desmotiva a los inversores, que buscan seguridad en ciertas obligaciones de Estado. La Bolsa brasileña bajó un 1,25%, la mexicana 3,21% y Santiago 0,38%. La mala situación que vive la economía de EEUU lastra las economías latinas, las cuales ven afectadas de forma negativa la dinámica de sus Bolsas y la salud de sus divisas. La debacle del ladrillo norteamericano desmotiva a los inversores, que buscan seguridad en ciertas obligaciones de Estado. La Bolsa brasileña bajó un 1,25%, la mexicana 3,21% y Santiago 0,38%.

Una vez más podemos comprobar como lo que sucede en EEUU afecta al resto del planeta, algo así como un efecto mariposa. El mero hecho de un descenso de ventas de viviendas de segunda mano menor a las previsiones esperadas, ha hecho saltar las alarmas en todos los parqués del mundo. El desplome es del 27,2%, la mayor caída mensual de la historia estadística que maneja la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios. Este hecho está motivado principalmente por el aumento del desempleo estadounidense.

«Aunque hay signos de recuperación económica general y alguna evidencia de estabilización en el precio de la vivienda, todavía no hemos salido del peligro», ha señalado el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans. También señala que los embargos hipotecarios alcanzarán los tres millones en 2010, todo ello acusado por la pérdida de empleo.

Latinoamérica ha sentido en sus carnes los resultados de la vivienda de segunda mano en EEUU. El país latino más dependiente de los norteamericanos, México, ha visto como su divisa y su Bolsa se desplomaba. El peso cayó a su valor más bajo en las últimas siete semanas, lo cual indica la desaceleración que vive la economía del país centroamericano. El peso cayó 0,5% a 12,9736 por dólar, del 12,9084 ayer. El IPSA, el índice bursátil mexicano, cayó un 3,21%.

Sin embargo, la caída más pronunciada se produjo en Buenos Aires, cuyo índice Merval tuvo una bajada de 3,18%, hasta las 2.293,29 unidades, con un volumen de negocios que totalizó 89,5 millones de pesos argentinos (22,6 millones de dólares).

Por su parte, la rueda bursátil de Santiago cedió 0,38% en el IPSA, que concluyó en 4.506,38 puntos, con un monto de acciones vendidas por 83.555.167.502 pesos chilenos (163,83 millones de dólares).

En Lima, el IGBVL se depreció un 0,39%, tras registrar 14.844,50 enteros, en una sesión en la que se efectuaron transacciones por 20.173.707 nuevos soles (7.206.182 dólares).

Colombia tampoco se escapó a la mala racha, aunque el índice IGBC solo sufrió una bajada marginal de 0,01%, para acabar en 13.600,74 unidades, con inversiones que totalizaron 156.432,09 millones de pesos colombianos (86,57 millones de dólares).

Al contrario de la tendencia regional, la plaza de Montevideo ganó un 0,45%, con lo que el IMEBO subió a 3.352,40 puntos. En total, cambiaron de mano papeles por 63.599.785 pesos uruguayos (3.138.289 dólares).

Por último, Venezuela se situó en un punto intermedio en un día en el que no se efectúo ninguna operación, por lo que el índice Índice Bursátil Caracas (IBC) cerró en los mismos 64.838,19 enteros del lunes.

Ante la delicada situación que se respira en EEUU, los inversores buscan depositar sus los fondos en depósitos más seguros, como es el caso de las obligaciones de Estado. Como ya lleva pasando en los últimos meses, los bonos de deuda pública de los mercados emergentes están siendo muy demandados, siendo muy apetecibles para aquellos que quieran salvaguardar sus beneficios. Los analistas consultados han afirmado que es complicado especificar qué mercados son los que están recibiendo todo este flujo de dinero.

Europa también notó en sus parqués el mal momento del ladrillo en el país norteamericano, La bolsa de Londres perdió 1,51%, París cedió 1,75%, Francfort -1,26% y Madrid -1,65%.

El fin de los estímulos impulsados por el Plan Obama, que terminó en mayo y que sostuvo artificialmente el mercado en unas cifras menos alarmantes, ha reavivado el temor a nueva crisis en el mercado inmobiliario. Tras ellos, la construcción de viviendas cayó un 7% en junio. También los pedidos de bienes duraderos han defraudado, lo que ha aupado este golpe en las Bolsas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA