El Gobierno portugués y Portugal Telecom tratan de reabrir las negociaciones con Telefónica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Portugal Telecom y el Gobierno de José Sócrates barajan solicitar a Telefónica que reanude las negociaciones encaminadas a resolver de forma definitiva la venta de Vivo, según afirma la agencia de noticias Europa Press. Este movimiento se produce después de que el viernes se extinguiera la oferta de 7.150 millones de euros que lanzó por la compañía de móviles de Brasil. Portugal Telecom y el Gobierno de José Sócrates barajan solicitar a Telefónica que reanude las negociaciones encaminadas a resolver de forma definitiva la venta de Vivo, según afirma Europa Press. Este movimiento se produce después de que el viernes se extinguiera la oferta de 7.150 millones de euros que lanzó por la compañía de móviles de Brasil.

Ahora, el equipo directivo de PT podría tomar esta vez la iniciativa y estaría explorando con el Ejecutivo luso la posibilidad de presentar en los próximos días una oferta a Telefónica para venderle su participación en Vivo. Para algunos observadores, uno de los problemas es que los altos ejecutivos de la operadora lusa han quedado desacreditados como negociadores.

Además, estas mismas fuentes aseguran que el presidente de Telefónica, César Alierta, es un excelente gestor que tiene la inquietante costumbre de cumplir su palabra y suele exigir a los demás que hagan lo mismo. Por eso, una vez que el tiempo prevista para la oferta terminó, la operadora española desistió de su propósito.

Mientras, la operadora española ha contratado al despacho de abogados holandés Braw Blackstone Westbroek, los mismos que asesoraron a la operadora y a Portugal Telecom en 2001 para crear Brasicel (la sociedad conjunta que controla Vivo), para avanzar en su disolución.

La compañía que preside César Alierta ha dicho “no” por primera vez desde mayo, mes en el que se produjo el primer acercamiento, y no ha aceptado la petición de negociar la operación durante 12 días más. Sin embargo, mantiene su interés por Vivo y una vez cerrado el diálogo, al menos por el momento, explora otras alternativas, incluso presentar una denuncia ante al Tribunal de Arbitraje de La Haya.

Mientras, el presidente de PT, Einal Bava, está manteniendo una ronda de contactos con analistas asegurándoles que la negociación con Telefónica no está rota de forma definitiva, en un intento de evitar un desplome de la cotización del grupo luso.

Varias casas de análisis, entre ellas del banco luso BPI o Citigroup, no dan por muerto el acuerdo y creen que todavía hay alternativas a la disolución de Brasicel. Los accionistas de la portuguesa están declaradamente a favor de vender Vivo, como hicieron ver en la junta del pasado 30 de junio. Banco Espirito Santo y Ongoing mostraron públicamente su apoyo a la oferta y hoy otro accionista, Joe Berardo ha calificado de “desastre para la inversión en Portugal” el resultado de la oferta. Berardo, quien posee menos de un 2% del capital de PT, se ha mostrando confiado no obstante en que hay una nuevo propuesta de compra.

El valor de los títulos de Portugal Telecom (PT) inició hoy la sesión con una caída del 4% tras perder el viernes un 4,5% por el vencimiento de la oferta. Pero ya cerca del cierre, sus acciones limitaron el descenso al 0,7%. Mientras, Telefónica registró un repunte del 1,7%, superior al del Ibex 35.

La oferta de Telefónica podría haber supuesto al Tesoro luso una inyección de 521, 9 millones de euros si la compañía reparte entre sus accionistas por medio de un dividendo especial los 7.150 millones que estaba dispuesta a pagar la operadora española. Es la cantidad que se corresponde con el 7,3% que posee la entidad pública Caixa Geral de Depósitos.

La postura del Gobierno portugués contrasta con la del español, que siempre ha apelado a que Telefónica buscara una salida negociada. Hoy mismo, el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, descartó la mediación de Moncloa. La operadora emplea en España a cerca de 53.000 personas, sin tener en cuenta los trabajos indirectos.

Desde hace un mes, la prensa portuguesa y brasileña había especulado con la posibilidad de que Portugal Telecom renunciara a Vivo y entrara en el capital de Oi. Hoy en el mercado se rumoreaba con posibilidad: que Telefónica intente un acercamiento a Tim Brasil, la división móvil de Telecom Italia en Brasil, o incluso Portugal Telecom. De hecho, la operadora transalpina llegó a subir hoy en Bolsa un 2%, mientras que su filial repuntaba un 1,3%. Telefónica es el principal accionista de Telecom Italia, con casi un 10% de su capital.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA