El Estado, el principal banquero de Venezuela

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Desde el año 2009 hasta ahora, el Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela se ha convertido en el principal banquero del país debido a las diferentes fusiones y compras en las que se ha visto envuelto. Desde el año 2009 hasta ahora, el Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela se ha convertido en el principal banquero del país debido a las diferentes fusiones y compras en las que se ha visto envuelto.

Así en 2009, el presidente concretó la compra del Banco de Venezuela y en 2010, fusión Bofandes, una pequeña entidad del Estado con cuatro bancos intervenidos (BaNorte, Bolívar, Central y Confederado) para conformar el Bicentenario. Estos movimientos hicieron que dos bancos más se sumaran a los que ya tenía el Estado: el Banco Industrial, el Banco Agrícola y el Banco del Tesoro.

La prensa antichavista considera que con ello, el Gobierno adquirió una posición de demonio en el sector financiero y para evidenciarlo da a conocer varios datos: a principios de año la banca pública ya controlaba el 34,5% de los depósitos, el 24,5% de los créditos y el 35,8% de los activos.

Este modelo parece repetirse por toda América Latina, donde después de la privatización de la década de los 70, ya en la década de los 2000, el Estado comenzó a recuperar presencia en el terreno bancario. Desde entonces, esta tendencia no ha hecho más que intensificarse.

Los estudiosos que apoyan la presencia del Estado en el sistema bancario argumentan que los bancos públicos son una “herramienta eficaz” para financiar a sectores con poco acceso al crédito, corregir fallas del mercado y en épocas donde el sector privado suele replegarse, mantener los préstamos y ayudar a que el motor de la economía continúe encendido.

Mientras que los que están en contra de esta vertiente, consideran que el estado asigna créditos siguiendo criterios políticos, que no económicos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA