¿El dividendo de Repsol, en el aire?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ejercicio en curso se prometía muy fructífero para Repsol, pero la expropiación de su filial argentina YPF ha trastocado todos los planes del grupo, incluidos los dividendos. La petrolera española ha recortado el ‘pay out’ un 65%, hasta un rango de entre el 40 y el 55%, algo que se podría traducir en una retribución de un euro por acción. Sin embargo, muchos analistas ponen en cuestión este objetivo tan optimista. El ejercicio en curso se prometía muy fructífero para Repsol, pero la expropiación de su filial argentina YPF ha trastocado todos los planes del grupo, incluidos los dividendos. La petrolera española ha recortado el ‘pay out’ un 65%, hasta un rango de entre el 40 y el 55%, algo que se podría traducir en una retribución de un euro por acción. Sin embargo, muchos analistas ponen en cuestión este objetivo tan optimista.

El quid de la cuestión se encuentra en las provisiones que tendría que hacer Repsol por el riesgo derivado de la expropiación de YPF, unos 5.600 millones de euros, que incluye capital y el crédito impagado del Grupo Petersen. Contablemente son minusvalías, pero la compañía cree que no debe anotárselas, a menos que la auditora (Deloitte) considere lo contrario, algo que podría suceder antes del 30 de junio. La petrolera considera que esta cantidad tiene expectativa de recuperación y ya ha iniciado el proceso para reclamar en los tribunales internacionales una compensación.

Ayer Seeking Alpha decidió no incluir a Repsol entre sus cuatro petroleras favoritas por rentabilidad por dividendo (Eni, Total, Royal Dutch Sell y OMV), a pesar de que actualmente la de la compañía española es superior (8,9%). El portal financiero considera que la seguridad de sus dividendos “es mucho menor” por la expropiación de YPF y la recesión en España, que podría dañar su cuenta de resultados y por consiguiente forzar un recorte en la retribución al accionista.

Por el momento, la mayoría de los analistas estiman que el dividendo más probable para este año será de unos 0,70 euros, o menos.

El Grupo Petersen, antiguo socio de Repsol en Argentina, no pudo hacer frente a los créditos que le dieron varios bancos y la petrolera para comprar el 25% de YPF. Estas acciones estaban en garantía por los préstamos, de los cuales 1.500 millones venían de la propia empresa española, por lo que ante el impago se ha visto obligada a tomar un 6,6% del capital de YPF y en total controla el 13%.

Según el acuerdo firmado entre Repsol y la familia Eskenazi (dueña de Petersen) en 2008 y que contó con el beneplácito del Gobierno de Cristina F. de Kirchner, YPF repartiría el 90% de su beneficio en dividendos para facilitar a los empresarios argentinos el pago de la deuda. En el caso de que Repsol redujera su participación del 50,01% o “no realizase los actos societarios” para aprobar dicho dividendo, el grupo español estaría obligado «adquirir la totalidad del senior loan y convertirse en titular de los derechos». Es decir, debería asumir su préstamo (algo que ya ha hecho) y el del resto de los bancos. Sin embargo, en el sector creen que las entidades, entre las que se encuentran Credit Suisse, Goldman Sachs, BNP Paribas y Banco Itaú, también se quedarán con las acciones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA