Chucho Valdés

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras el fallecimiento de su padre, el gran Bebo Valdés, el pianista cubano Chucho Valdés, es el gran exponente de una forma de entender la concurrencia entre el jazz y la música latina que ha creado escuela. Tras el fallecimiento de su padre, el gran Bebo Valdés, el pianista cubano Chucho Valdés, es el gran exponente de una forma de entender la concurrencia entre el jazz y la música latina que ha creado escuela.

Los hallazgos de toda una vida de virtuosismo, estudio duro, y búsqueda de un estilo propio capaz de aunar, el folklore y las rítmicas caribeñas con la libertad y la riqueza armónica de las músicas moderna son más evidentes que nunca en esta etapa actual del artista que le ha situado al frente de los Afro-Cuban Messengers.

El último trabajo de esta excelente agrupación, titulado ‘Border-Free’, ha servido también para reconciliar a Valdés con esa parte de su público que le seguía desde sus inicios en Irakere y a la que interesan menos los devaneos de este pianista con algún que otro cantante melódico.

Y no porque esos trabajos, centrados a veces en músicas casi ‘ancestrales’ como el bolero o el ‘filin’ carezcan de interés. Más bien es que al escucharlos se añora al otro Chucho, ese instrumentista libre, con gusto por el riesgo y la improvisación vertiginosa que tanto complace a la afición.

Y esta faceta del gran músico cubano es la que podrá ver el público español este verano gracias a la gira que Chucho y su banda van a realizar en estos días por distintos festivales de jazz, y otras músicas, que se celebran en España en estos días, para llenar de buena música las noches del estío.

Valdés pasará en poco tiempo por Madrid, Marbella, Vitoria, Barcelona, Valladolid y Tarragona. Fechas que compatibilizará con algunos otro compromisos en Francia y Holanda. Luego se marchará a América, para tocar en EEUU, Brasil y Cuba.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA