Chávez cambia las reglas del mercado venezolano de canje de bonos para controlar el dólar paralelo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Venezuela ya ha fijado las reglas que regirán el nuevo mercado cambiario, basado en el canje de bonos soberanos, con las que el mandatario bolivariano, Hugo Chávez, busca controlar la escalada del dólar en el mercado alternativo. Según el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, las transacciones, que comenzarán este miércoles, se harán a diario, y habrá un mínimo de 1.000 dólares y un máximo que será determinado por el devenir de la oferta y de la demanda. Venezuela ya ha fijado las reglas que regirán el nuevo mercado cambiario, basado en el canje de bonos soberanos, con las que el mandatario bolivariano, Hugo Chávez, busca controlar la escalada del dólar en el mercado alternativo. Según el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, las transacciones, que comenzarán este miércoles, se harán a diario, y habrá un mínimo de 1.000 dólares y un máximo que será determinado por el devenir de la oferta y de la demanda.

El Gobierno de Venezuela ha publicado en la Gaceta Oficial la confirmación de que el mercado de canje de bonos nacionales en divisas, paso previo a la reanudación de compraventa de esos papeles, se regirá por un sistema de «bandas cambiarias».

El BCV «determinará una banda de precios conforme a la metodología que estime conveniente» para que ese mercado vuelva a operar, ahora bajo el nombre de Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (SITME), según se ha publicado en la Gaceta Oficial.

El Gobierno suspendió el pasado 18 de mayo el llamado » mercado paralelo», hasta ese día a en manos de casas de bolsa encargadas de la compraventa de bonos o títulos, tras denunciar la «comisión de delitos» en la fijación «especulativa» de los precios de los papeles. Desde entonces, han sido allanadas tres decenas de casas de bolsa y sociedades de corretaje y han sido detenidos una docena de ejecutivos.

Algunos dirigentes empresariales expresaron recientemente su preocupación por la paralización del mercado paralelo, del cual dependen entre 30% y 40% de las importaciones, y 70% de las salidas de capitales, y advirtieron que la mayoría de las industrias locales están a punto de agotar sus inventarios debido a que no han podido realizar compras externas desde hace unas tres semanas.

Las autoridades sostienen que la banca dispone de unos 5.500 millones de dólares en títulos de deuda para alimentar el nuevo sistema, pero algunos analistas bancarios aseguran que las posiciones en bonos de los bancos no superan los 2.000 millones de dólares, lo que hace prever que habrá un significativo déficit para atender la demanda del mercado paralelo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA