Bruselas, impasible ante la debacle del euro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presión de los mercados continúa sin que Bruselas decida actuar para atajar la situación. El sueño de una Europa unida por una moneda común cada día se tambalea más. Hoy las primas de riesgo han vuelto a marcar récords. El riesgo país de Francia ha superado los 200 puntos básicos, un umbral inédito, y el de España ha rozado los 500 puntos. Esto ha ocurrido después de que el Tesoro Público se viera obligado a pagar unos intereses de casi el 7%, los más altos desde 1997, para vender obligaciones con vencimiento a diez años. La presión de los mercados continúa sin que Bruselas decida actuar para atajar la situación. El sueño de una Europa unida por una moneda común cada día se tambalea más. Hoy las primas de riesgo han vuelto a marcar récords. El riesgo país de Francia ha superado los 200 puntos básicos, un umbral inédito, y el de España ha rozado los 500 puntos. Esto ha ocurrido después de que el Tesoro Público se viera obligado a pagar unos intereses de casi el 7%, los más altos desde 1997, para vender obligaciones con vencimiento a diez años.

En este crítico escenario, el BCE podría prestar dinero al FMI para que este, a su vez, aportara estos fondos a los miembros más grandes de la zona del euro, según asegura Reuters. De este modo se podrían esquivar las restricciones legales que figuran en los estatutos del banco central, que evitan que la institución se convierta en el prestamista en última instancia de los países miembros, aunque sí permite que compre en los mercados secundarios.

Las tensiones sobre la deuda soberana, que ya alcanza a la mayor parte de los países de Europa, elevan la presión para que el banco central actúe para frenar el contagio, a pesar de que la propia institución monetaria ha rechazado adoptar esta medida y de que la canciller alemana, Angela Merkel, tampoco quiere ampliar las compentencias del organismo.

Los expertos señalan que sólo el BCE, que cuenta con recursos ilimitados por su condición de banco central, es la institución que podría dar una señal de firmeza y confianza a los mercados y que aliviara las tensiones. Con estos préstamos del BCE, el banco central eludiría sus estatutos y utilizaría al FMI de puente para inyectar apoyo financiero a España e Italia, que ven como el interés de su deuda se eleva hasta cotas insostenibles.

Esta posibilidad ha calmado los ánimos. La prima de riesgo española, que llegó a tocar los 500 puntos bajó hasta los 462 y la francesa se relajó hasta los 175 puntos.

Alemania ha sido el principal defensor de la ortodoxia en el banco central que preside desde septiembre Mario Draghi, rechazando que comprara deuda de los países periféricos de manera masiva para frenar la especulación sobre la deuda de los Estados con más problemas.

Hasta esta semana, Francia también se había mostrado, aunque de una manera más tibia, partidaria de la visión alemana. Pero los ataques especulativos han alcanzado a la deuda francesa y ahora ya es diferente. Ayer, el Gobierno francés hizo un llamamiento al BCE para que se involucrara con mayor decisión en el fondo de rescate de la eurozona.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA