Bruselas acusa a Portugal de incumplir las leyes europeas al usar la acción de oro para vetar la venta de Vivo a Telefónica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Europea ha calificado hoy de “ilegalidad incompatible con las leyes comunitarias” el uso de la acción de oro efectuado por el Gobierno portugués, para vetar la venta de Vivo a Telefónica, que había sido aprobada previamente por la junta de accionistas de Portugal Telecom. En declaraciones a Americaeconomica.com, la portavoz de Mercados Internos, Chantal Hughes, ha recordado que el Ejecutivo de José Sócrates conoce “perfectamente” que este bloqueo constituye una injustificada restricción de los libres movimientos de capital en la UE y, por este motivo, desde el año 2005, se desarrolla un litigio ante el Tribunal de Luxemburgo, que se resolverá la próxima semana con un fallo definitivo al respecto. La Comisión Europea ha calificado hoy de “ilegalidad incompatible con las leyes comunitarias” el uso de la acción de oro efectuado por el Gobierno portugués, para vetar la venta de Vivo a Telefónica, que había sido aprobada previamente por la junta de accionistas de Portugal Telecom.

En declaraciones a Americaeconomica.com, la portavoz de Mercados Internos, Chantal Hughes, ha recordado que el Ejecutivo de José Sócrates conoce “perfectamente” que este bloqueo constituye una injustificada restricción de los libres movimientos de capital en la UE y, por este motivo, desde el año 2005, se desarrolla un litigio ante el Tribunal de Luxemburgo, que se resolverá la próxima semana con un fallo definitivo al respecto.

Por el momento, Bruselas ha tomado nota de la actuación del Gobierno luso y “responderá como corresponde” una vez se conozca el dictamen del tribunal europeo.

La portavoz comunitaria se refiere a la noticia financiera del día en todo el mundo: la sorprendente decisión de José Sócrates de enfrentarse abiertamente con su compatriota José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, desobedecer las normas de la UE y, de paso, dejar en ridículo a los gestores de Portugal Telecom, que quizá puedan incluso enfrentarse a un duro proceso legal en los próximos días.

Unas horas antes, por la mañana, el 73,91% de los accionistas presentes en la Junta General de Accionistas, que contaba con un quorum del 68%, se manifestó a favor de aceptar la oferta de Telefónica por la operadora de móviles brasileña, mientras que el 26,09% restante votó en contra, es decir, sólo el 16% de su capital se oponía.

El resultado sólo era posible, si algunos de los accionistas portugueses del núcleo duro, que inicialmente habían manifestado su rechazo, han decidido finalmente romper la disciplina de grupo y votar a favor. Entre ellos, según la presa lusa, se encuentra Banco Espirito Santo (BES), con un 7,9% del capital, y Ongoing, con un 6,74%.

Después de la controvertida Junta, el propio presidente no ejecutivo de PT, Henrique Granadeiro, reconoció que la oferta de Telefónica ha provocado una brecha entre los miembros del consejo y los accionistas.

No sólo eso. Sócrates ha provocado un auténtico terremoto en las altas finanzas del país vecino, controladas desde el siglo XIX por unas pocas familias, que en este caso se han enfrentado. Los Rocha Dos Santos, propietarios de Ongoing, apoyarían a Telefónica; Controliveste International Finance, controlada por la familia Oliveira, y Visabeira Group, de Fernando Campos y José Lopes Varela, habrían rechazado la oferta, según las especulaciones de la prensa portuguesa.

Y también política. Miguel Relvas, el secretario general del Partido Socialdemócrata (PSD), la principal formación opositora, ha criticado con dureza a Socrates. En su opinión, era admisible que el Estado votase contra la propuesta, pero no usar la acción de oro.

Como decíamos antes, la decisión del Gobierno de José Sócrates ha dejado en ridículo a los ejecutivos de Portugal Telecom, que con su presidente ejecutivo a la cabeza, Zenial Bava, aseguraban que en el desenlace de la oferta no intervendría la acción de oro, sino la decisión de los accionistas.

Ahora, la prensa lusa va más allá y asegura incluso que los administradores de PT podrían ser procesados porque habían asegurado a inversores de todo el mundo que el Estado nunca usaría su derecho de veto. Esta será una de las principales cuestiones que examinará el consejo de Portugal Telecom esta tarde, que ha decidido reunirse de emergencia.

El nerviosismo era patente, al cierre de esta edición, en las instancias ejecutivas de la operadora lusa. El gabinete de prensa de la compañía se ha negado a hacer declaraciones a este diario sobre el asunto, aunque ha asegurado que esperan poder emitir un comunicado oficial en breve, circunstancia que al cierre de esta edición no se había producido.

Pero la prensa internacional sí que daba su veredicto. “Bienvenido a la democracia de los accionistas europeos”, este era el titular con el que MarketWatch , uno de los portales internacionales de referencia especializado en información bursátil propiedad del magnate Ruperr Murdoch, iniciaba su crónica sobre la sorprendente junta de accionistas de Portugal, que no sólo supone un duro golpe para la industria lusa, sino que también pone en cuestión la seguridad jurídica del país.

Para Financial Times la actuación de Socrates era «una estupidez colonialista», un mero intento de la metrópoli europea de mantener una presencia empresarial fuerte en Brasil.

La prensa brasileña, por el contrario, mostrado menos interés, al menos en las ediciones online, por esta pelea, tal vez por las buenas previsiones económicas hechas públicas hoy para Brasil. En España, las informaciones han sido bastante planas en general.

Lo sucedido hoy ha dejado atónito al mundo financiero internacional. A primera hora de la mañana la única duda que había era saber si los ‘accionistas portugueses’ de la operadora aceptaban o no la nueva oferta de Telefónica: 7.150 millones de euros, un 10% más que la inmediatamente anterior y un 25,4% superior a la inicial. Los fondos internacionales parecían decididos a aceptar. Incluso en algunos foros se especulaba con que esta cantidad de dinero fuese ya suficiente para que el Gobierno diera ya vía libre a la operación.

Además, muchos analistas portugueses se mostraban hoy sorprendidos por la decisión de su Gobierno de utilizar la acción de oro. ¿Por qué rechazar una operación que podría suponer al Tesoro luso una inyección de 521, 9 millones de euros si la compañía reparte entre sus accionistas por medio de un dividendo especial los 7.150 millones que estaba dispuesta a pagar Telefónica?

Es la cantidad que se corresponde con el 7,3% que posee la entidad pública Caixa Geral de Depósitos. Es decir, una suma equivalente a la cuarta parte del plan de ajuste presupuestario que aprobó el Gobierno para contener el elevado déficit público y más de la mitad del esfuerzo económico que tendrán que soportar los ciudadanos con la subida de impuestos. En especial el IVA cuyo tipo medio, precisamente desde hoy, ha subido del 20% al 21%.

En el caso de que Telefónica hubiese tomado el control hoy del 50% de la brasileña Vivo, en manos de Portugal Telecom (PT) por el momento, se hubiese anunciado la operación más importante de este sector en lo que llevamos de 2010. Un ejercicio en el que se experimenta una reactivación en los últimos meses, tras un período de tiempo prolongado de inactividad

La oferta, de 7.000 millones de euros, triplica a la realizada por la francesa Vivendi a la también brasileña GVT, de 2.800 millones de euros.

El regulador bursátil luso decidió antes del comienzo de la junta suspender la cotización de Portugal Telecom, cuyas acciones se dispararon casi un 8% esta mañana antes de la Junta. A su vuelta al parqué, sus títulos reaccionaron con una brusca caída del 6%. Luego la situación mejoró y cerraron con una caída de sólo un 1,45%. También acusaban el golpe las acciones de Vivo que, al cierre de esta edición, se depreciaban un 0,95%. Los títulos de Telefónica, sin embargo, cerraban la sesión con una apreciación del 0,96%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA