Currently set to Index
Currently set to Follow

México y EEUU reabren su frontera a las actividades no esenciales

Frontera México EEUU

Frontera México EEUU

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los gobiernos de México y EEUU reabren este lunes la frontera entre ambos países que permaneció cerrada desde marzo del año pasado para las actividades no esenciales debido a la pandemia, y la actividad avanzará «poco a poco» hacia la normalidad, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Hoy se abre la frontera con Estados Unidos, poco a poco se va a ir normalizando, puede ser que hoy todavía haya alguna dificultad porque ese el primer día, pero ya vamos caminando hacia la normalidad», dijo el jefe de Estado en conferencia de prensa.

La población autorizada a viajar son las inmunizadas con el esquema completo con dos dosis de alguna de las ocho vacunas aceptadas por EEUU, que son las aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la estadounidense Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) .

El gobernante dijo que el porcentaje de población adulta vacunada en México es uno de los más altos en el mundo.

«Llevamos un 84 por ciento del total vacunados con una sola dosis, en otros países el porcentaje es más bajo, aquí la gente ha optado por vacunarse», dijo el jefe del Ejecutivo.

López Obrador instó a la población a continuar vacunándose en centros abiertos para personas «rezagadas», después de la implementación de un plan nacional para inmunizar a todas las personas adultas, que finalizó en octubre.

BUENA RELACIÓN BILATERAL

El gobernante subrayó que las relaciones son buenas con el principal socio comercial de la economía mexicana, como muestra la reapertura de todos los cruces en la frontera de casi 3.200 kilómetros de longitud, después de casi 20 meses cerrada, considerada como una de las más activas del mundo.

«Tenemos muy buena relación con EEUU (…), somos el socio más importante de EEUU, le ganamos a China y a Canadá», dijo citando un reciente reporte mensual de la oficina de estadísticas estadounidense.

Descartó además posibles desacuerdos a raíz de una reforma energética que modificará la Ley de la Industria Eléctrica.

«Hoy (lunes) se abren de nuevo las fronteras, y no tenemos ningún tipo de denuncia ni protesta, ni por la reforma eléctrica ni la política petrolera», señaló el mandatario.

Un proyecto de reforma que analiza el Congreso le otorga prioridad a la estatal Comisión Federal de Electricidad, para que eleve de 38 a 54 por ciento su participación en el mercado interno, desplazando a los inversores privados generadores de energías eólica y fotovoltaica, algunos de ellos estadounidenses.

Los gobernantes estadounidenses «son muy respetuosos, han sido muy respetuosos de nuestra soberanía, porque no somos una colonia ni un protectorado sino un país libre independiente y soberano», subrayó.

Recordó finalmente que la primera vez que conversó con Biden, su homólogo le expresó: «nunca vamos a ver a México como nuestro patio».

«Con eso ya habíamos avanzado en el 90 por ciento de los asuntos a tratar, porque el respeto muto es lo básico (…), es fundamental la integración económica con respeto a nuestras soberanías, que nos fortalezcamos en lo económico y lo comercial», puntualizó.

Comentó que el Gobierno de la Ciudad de México decidió mantener centros de vacunación para personas rezagados.

A esos centros pueden acudir las «personas que lo están pensando y se están decidiendo, hay que seguirse vacunando», puntualizó.

El mandatario confirmó que el martes 9 de noviembre próximo estará en la sede de Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, donde pronunciará un discurso ante el Consejo de Seguridad del organismo, que México presidirá desde el asiento no permanente para América Latina y el Caribe.

En una decena de ciudades mexicanas de la frontera norte viven poco más de 15 millones de habitantes, donde una gran mayoría de población adulta fue inmunizada con vacunas donadas por EEUU.

La oficina estadounidense de Aduanas y Protección Fronteriza registró una reducción de 34 por ciento de cruces entre febrero de 2021 y febrero de 2020.

El cierre de 20 meses es del más prolongado de la historia de ambos países, con una afectación estimada por centros académicos de estudios fronterizos que superaría los 55.000 millones de dólares.

Antes del cierre a las actividades no esenciales, casi 800.000 personas y 300.000 de vehículos, entre ellos más de 70.000 camiones de carga ingresaban a EEUU cada día, a través de la frontera común, según cifras oficiales.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA