La Inflación de agosto en México acelera al 8,70% interanual, la más alta desde el año 2000

México

Bandera de México

La inflación en México volvió a subir en agosto y llegó a 8,70 por ciento interanual, el mayor nivel desde diciembre del 2000, cuando alcanzó 8,96 por ciento, según el informe quincenal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), publicado este jueves.

«En agosto de 2022, el índice nacional de precios al consumidor (INPC) presentó una variación de 0,70 por ciento respecto al mes anterior. Con este resultado, la inflación general anual se colocó en 8,70 por ciento», dice el informe quincenal.

En el mismo mes de 2021, la inflación mensual fue de 0,19 por ciento y la anual, de 5,59 por ciento.

El «índice de precios subyacente», que descarta los productos que muestran volatilidad en sus precios según las estaciones del año, «registró un alza de 0,80 por ciento mensual y de 8,05 por ciento anual».

Al interior del índice subyacente, el componente más observado por las autoridades monetarias, «a tasa mensual, los precios de las mercancías incrementaron 1,14 por ciento y los de servicios, 0,39 por ciento».

El índice de precios no subyacente, que incluye a todos los productos de la canasta, «aumentó 0,39 por ciento a tasa mensual y 10,65 por ciento a tasa anual».

Dentro del índice no subyacente, a tasa mensual, los precios de los productos agropecuarios subieron 0,98 por ciento y los de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno retrocedieron 0,11 por ciento.

La inflación ha acelerado en los últimos meses impulsada por el costo de alimentos y energéticos en el mercado internacional y el central banco de México (Banxico) ha endurecido su política monetaria elevando la tasa de interés para intentar contener el alza de precios.

El 11 de agosto pasado Banxico acordó incrementar 0,75 puntos porcentuales la tasa de interés interbancaria a un máximo histórico de 8,50 por ciento, para contener las presiones inflacionarias acumuladas por la pandemia y el conflicto geopolítico actual.

La decisión monetaria consideró «el apretamiento de las condiciones financieras globales, el entorno de acentuada incertidumbre, las presiones inflacionarias acumuladas de la pandemia y del conflicto geopolítico, y la posibilidad de mayores afectaciones a la inflación».

La próxima decisión monetaria está programada para el 24 de setiembre.

La economía mexicana avanzó un modesto 0,9 por ciento en el segundo trimestre de 2022 con respecto a los primeros tres meses del año en curso, y el crecimiento interanual fue de 1,9 por ciento.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA