Jovenel Moïse, el trágico final de un presidente que no puedo evitar el caos en Haití

Imagen de archivo del presidente haitiano Jovenel Moise - PIGNATELLI/EUC / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Imagen de archivo del presidente haitiano Jovenel Moise - PIGNATELLI/EUC / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La escalada de violencia en Haití llegó a su punto más alto con el asesinato del presidente Jovenel Moïse, de 53 años de edad, a manos de pistoleros hasta ahora no identificados, que irrumpieron en la madrugada del miércoles en su residencia privada.

El magnicidio fue el trágico desenlace de meses de protestas, de intentos de golpe de Estado, de una situación política que estaba casi fuera de control, desde que el jefe de Estado decidiera postergar por un año su mandato e impulsar un referéndum para modificar la Constitución de este empobrecido país caribeño.

¿QUIÉN ERA JOVENEL MOISE?

Nacido el 26 de junio de 1968, en la región der Trou-du-Nord, en el noreste haitiano, Moïse creció en el seno de una familia humilde, hijo de un mercader y una costurera, que buscaron mejor fortuna en la ciudad capital, Puerto Príncipe, donde el joven Jovenel cursó sus primeros estudios.

Graduado en Ciencias Políticas en la Universidad Quisqueya, se trasladó a la zona de Port-de-Paix (noroeste) con el objetivo de desarrollar nuevos proyectos en zonas rurales, en particular la producción de plátanos orgánicos, lo que le permitió en 2012 crear la empresa Agritrans, con una plantación de alrededor de 120 kilómetros cuadrados y centrada en la exportación a Europa.

En 1996, Moïse se casó con Marie Étienne Joseph, con quien tuvo dos hijos, y que resultó gravemente herida durante el ataque que provocó la muerte del mandatario haitiano.

Los dos hijos de la pareja están a salvo y fuera de peligro.

EMPRESA Y POLÍTICA

Durante su carrera como empresario, Moïse desarrolló plantaciones bananeras, proyectos para producir aguas limpias en áreas rurales del norte de Haití, y de energía solar y eólica, y contribuyó a crear la primera zona de libre comercio agrícola en su país, que incluyó a más de una docena de proyectos que generaron numerosas fuentes de trabajo.

Gracias a su despunte como empresario, Moïse mantenía estrechos vínculos con el expresidente Michel Martelly (2011-2016), quien lo nominó como candidato presidencial en 2015, en la boleta del partido Tèt Kale, de centroderecha.

La agricultura bioecológica, la educación universal, la salud, la reforma energética, el estado de derecho y la creación de empleos, fueron los temas puntuales de su campaña política para tratar de convencer a un electorado sumido en una extrema pobreza, fundamentalmente en las zonas rurales, donde Moïse hizo énfasis.

En unas elecciones caracterizadas por supuestos fraudes y reclamos de los contendientes políticos, Moïse asumió la presidencia de Haití el 7 de febrero de 2016; era la primera vez que ocupaba un cargo público.

MANDATO CONTROVERSIAL

La devaluación de la moneda, el aumento de la inflación, la supuesta malversación de fondos públicos, la escalada de violencia, el incremento de la delincuencia, la proliferación de bandas armadas, los secuestros y robos, la violencia policial, y la violación de los derechos humanos, caracterizaron al Gobierno de Moïse, situación que provocó estallidos sociales en casi todo el país, exigiendo su salida del poder.

La oposición exigía el fin de su mandato presidencial y la organización de un Gobierno provisional, alegando que el mandatario procuraba extender su período de Gobierno, y que debió abandonar sus funciones en febrero de 2021, aunque Moïse alegaba que le faltaba un año en el poder.

Moïse había convocado a un referéndum para adoptar una nueva Carta Magna, y elecciones generales para el 19 de septiembre, mientras que las fuerzas opositoras mantenían su reclamo de que abandonara la presidencia.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA