«El Gobierno de Hugo Chávez ha secuestrado las instituciones»

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Santiago Guevara García, economista abocado a la prospectiva y la estrategia, mantiene una línea permanente de opinión y acción a favor de las nuevas formas democráticas, que expone semanalmente en Americaeconomica.com, y otros, y que institucionaliza a través del “Grupo de Tareas” de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU) para un “Proyecto de País”. Su reciente libro, “Venezuela Postchavista. Prospectiva y Política” es un grito de provocación para la reflexión y la acción. Su función de promotor del Grupo es un paso adelante al rescate de la sensatez en el manejo nacional, apoyado en instituciones de la mayor solvencia moral, convocando a una reconciliación, que permita establecer acuerdos consensuales hacia el progreso, el bienestar y el posicionamiento del país en el exigente mundo actual. Santiago Guevara García, economista abocado a la prospectiva y la estrategia, mantiene una línea permanente de opinión y acción a favor de las nuevas formas democráticas, que expone semanalmente en Americaeconomica.com, y otros, y que institucionaliza a través del “Grupo de Tareas” de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU) para un “Proyecto de País”. Su reciente libro, “Venezuela Postchavista. Prospectiva y Política” es un grito de provocación para la reflexión y la acción. Su función de promotor del Grupo es un paso adelante al rescate de la sensatez en el manejo nacional, apoyado en instituciones de la mayor solvencia moral, convocando a una reconciliación, que permita establecer acuerdos consensuales hacia el progreso, el bienestar y el posicionamiento del país en el exigente mundo actual.

Vais a celebrar una serie de reuniones que llevan por título “Proyecto de País para la Reconciliación Nacional.”¿La situación que vive actualmente Venezuela necesita un proceso como éste?

Completamente. El régimen avanza una fase destructiva de conversión al socialismo a la cubana y la oposición partidista representada en la Mesa de la Unidad Democrática no trasciende lo electoral. Ninguna tiene futuro. O define un futuro incierto. Algunos queremos mirar por encima de esa realidad. Y la Universidad tiene la misión de orientar a la nación en sus problemas. A la nación toda, que se entienda. Para eso el Proyecto. Reconciliar, acordar y progresar son los términos-clave de la propuesta. El país tiene una ya larga historia de declive, anterior a Chávez, y hoy está polarizado, con una acción violenta cada vez más preeminente en el ámbito político. La aparición de paramilitares oficiales, de milicias sociales… Sectores de la oposición venezolana dudan de sus posibilidades de cambiar el país. Otros sectores, como el científico, el intelectual, el juvenil, el espiritual, que manejan otros intereses y que tienen mandatos dirigidos a la trascendencia, también tienen problemas para lograrlos o expresarlos. En definitiva, la situación necesita de reflexión para buscar soluciones y eso es lo que pretendemos. Analizaremos la situación del “Pacto Social Nacional”, hoy en ruinas; buscaremos buenos ejemplos donde estén; convocaremos a la reflexión prospectiva y estratégica y pujaremos por concretar eso en una consulta democrática a todos.

¿Qué propuestas vas a aportar al debate?

Las actuales protestas juveniles en España, Tahrir, Islandia o incluso aquí, en Venezuela, donde los estudiantes han sido los únicos capaces de pararle los pies a Hugo Chávez, están diciendo algo. El sistema democrático de representación directa hace aguas. El Gobierno aprobó una Constitución, con elementos válidos de democracia participativa, pero ha secuestrado a todas las instancias del país, por la vía de la imposición. Es necesario revisarlo y afrontar una reforma en base al consenso. Otorgamos un alto valor a los grandes acuerdos nacionales consensuales.

Recientemente mantuve una conversación con Antonio Navarro Wolf, ex comandante del grupo armado insurgente colombiano M-19. En su pasado se incluye el secuestro de la espada de Bolívar y la toma del Palacio de Justicia de Bogotá, donde murieron un gran grupo de guerrilleros, civiles, Magistrados y militares. Sin embargo, incluso con este pasado, alababa el modo en que se había llevado a cabo la Reforma de la Constitución colombiana en los años 90, derivada de la “Marcha del Silencio” que llevó a la “Séptima Papeleta” (el movimiento estudiantil, durante las elecciones legislativas de 1990, pidió incluir una séptima opción de voto en el que se solicitaba la reforma de la Constitución por la vía de la convocatoria de la Asamblea Constituyente).

En aquella ocasión, pese a las reticencias iniciales, el movimiento provocó que la opinión del Gobierno y Estado fuera cambiando hasta que se hicieron efectivos los cambios constitucionales. Pero no es el único caso. En Islandia, mucho más reciente, se ha llevado a cabo un proceso de elección constituyente en el que los islandeses han elegido a 25 representantes. Son ciudadanos, profesores, politólogos, que deben estudiar una reforma de la Constitución.

En general, es mi propuesta, la ciudadanía debe contar con herramientas institucionales permanentes de tutela de la acción política. Mi principal propuesta es esa, recoger la vía colombiana, la islandesa y darle potestad a la sociedad civil como garante y vigilante institucionalizado de la acción política.

¿Cuál es la raíz de esos movimientos sociales? ¿en qué se basa su disconformidad?

Detrás de esas protestas está la falta de rendimiento de cuentas por parte de los políticos y la disonancia de las políticas públicas respecto a la agenda social. En el tema del empleo y de la regulación a la dañina especulación financiera, por ejemplo. Es necesario establecer mecanismos para que la democracia pase a ser participativa y participada por la sociedad civil, con un control ciudadano institucionalizado. Los movimientos sociales deben tender a exigir esto.

El sistema de representación directa, en Venezuela, como te decía, es una hipocresía. Por ejemplo, nuestro sistema electoral arroja resultados manipulados o fraudulentos que han hecho que la oposición, con más votos que el chavismo en las últimas elecciones celebradas (a la Asamblea Nacional, en septiembre de 2010), cuente con un número menor de diputados. O que la Constitución se haya aprobado con clara interferencia de la oficina presidencial y sin respeto alguno al requisito del consenso (más de 120 constituyentes chavistas y menos de 10 de otros sectores). Las instituciones están secuestradas, controladas por el Gobierno.

Pero la Mesa de la Unidad Democrática también tiene sus contradicciones. Yo participé como candidato en las primarias de cara a las elecciones a la Asamblea Nacional y tuve que pagar a la MUD para hacerlo y sin acceso alguno a las instancias directivas u operativas, para dialogar y elaborar. Es un sistema asimétrico en favor de los partidos establecidos, que en su mayoría son conservadores en cuanto a la participación ciudadana.

Entrando más a fondo en la realidad venezolana. Gran parte de las personas con las que hablo se muestran convencidas de que la MUD se hará con el Gobierno en las elecciones presidenciales de 2012. Sin embargo, de momento no hay una figura con el suficiente peso que asuma el reto de enfrentarse a Chávez.

Deben celebrarse unas elecciones primarias, pero de momento, los nombres no partidistas o suprapartidistas que se mencionan, Eduardo Fernández, Diego Arria, el empresario Lorenzo Mendoza, e incluso la Rectora de la principal Universidad, Cecilia García Arocha, son, en los hechos, outsiders, personas fuera del día a día de los partidos que integran la MUD y que tienen posibilidades remotas de hacerse con la candidatura. Como te decía, los partidos son conservadores en su mayoría. Tal vez por eso se busca un candidato entre sus filas y en la actualidad el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, lidera las encuestas.

Pero vivimos en un país muy dividido en dos y te pongo un ejemplo. Después de que EEUU impusiera sanciones a PDVSA (petrolera estatal indispensable para el sostenimiento económico del país) por comerciar con Irán, Capriles realizó unas declaraciones de indirecto apoyo al Gobierno de Chávez. Ha sido muy criticado por ello y muchos lo consideran un error. Con toda probabilidad ha caído en las encuestas. La polarización, como puedes ver, es tremenda.

Conversando recientemente con dos venezolanos jóvenes y de ideología de izquierdas que residen en España, me comentaban que la situación de cara a las elecciones presidenciales de 2012 es aterradora. “De perderlas Chávez, la posibilidad de una guerra civil es patente”, me decían. ¿Es para tanto?

Es un escenario. Las declaraciones del presidente a este respecto son muy duras. Asegura que no se va a marchar. Pero lo peor no es eso. Los principales generales de la CEO y el Alto Mando (cúpula militar) han dicho lo mismo, “aunque pierda no se va”. En ese hipotético contexto, hay que tener en cuenta otras cuestiones como la reacción de la sociedad, la presión internacional… son actores que tendrían algo que decir. Pero en cualquier caso, hay que tener en cuenta que, aunque Chávez decidiese abandonar el cargo, todas las instituciones del país quedarían en manos de sus seguidores, incluyendo el ejército. Y con grupos violentos en las calles. El panorama, como decías, es tremendo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA