Bukele hace campaña por El Salvador en Turquía y Dubai

Nayib Bukele, presidente de El Salvador

Nayib Bukele, presidente de El Salvador

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, abrió su agenda internacional de 2022 con sendas visitas a Turquía y Emiratos Árabes Unidos, en las que cumplió su propósito de posicionar a su país.

En particular, Casa Presidencial resaltó el paso de Bukele por Ankara y sus reuniones con su homólogo Recep Tayyip Erdogan, así como con académicos, representantes del empresariado local y de las Industrias Aeroespaciales de Turquía (TUSAS).

Con raíces familiares en el Medio Oriente, el mandatario salvadoreño relató mediante publicaciones en la red social Twitter en turco su paso por tierra otomana, aunque el protagonismo en los Emiratos fue para su esposa, Gabriela Rodríguez, que representó al país en la EXPO-2022, en Dubai.

Ambas visitas habían sido aprobadas apenas una semana antes por la Asamblea Legislativa, controlada por el oficialista partido Nuevas Ideas, que avaló también los viajes presidenciales a España, Francia, Italia, Rusia y Singapur, con el objetivo de abrir nuevos frentes amistosos.

Sin embargo, voces críticas a la gestión de Bukele cuestionaron la pertinencia de esta agenda, la que interpretaron como una alternativa gubernamental ante la creciente tirantez en los nexos con su aliado histórico, Estados Unidos.

TIERRA HERMOSA

«¡Oh, mi Turquía! Un país hermoso de gente hermosa… Me hizo feliz y orgulloso ser testigo de cómo se protege la confianza de Mustafa Kemal Atatürk y el tesoro del Imperio Otomano», tuiteó Bukele tras una visita al mausoleo que guarda los restos del Padre de la Patria turca.

Luego de presentar sus respetos al prócer, Bukele se reunió con su homólogo y anfitrión, Erdogan, a quien transmitió el interés de El Salvador de ser parte de los planes económicos de Turquía y explotar el «potencial grande en comercio».

Ahí fueron suscritos seis acuerdos de cooperación comercial, entre ellos inversiones turcas en la infraestructura portuaria de El Salvador, así como adquisición de tecnología militar y becas de estudio de la Universidad de Ankara.

«Hemos sido siempre un país unipolar, siempre hemos visto solo hacia Estados Unidos, que es socio comercial muy importante para nosotros; pero también es importante para El Salvador ver hacia otros lugares, y uno de esos lugares es Turquía», afirmó Bukele en rueda de prensa.

Erdogan, por su parte, prometió devolver lo antes posible esta visita para facilitar los negocios.

Bukele visitó después el Centro de Desarrollo Tecnológico Aeroespaciales, especializado en fabricar helicópteros, drones, aviones y satélites, los cuales servirían al plan de seguridad Control Territorial.

RODRÍGUEZ ES PROTAGONISTA EN DUBAI

Si Bukele fue el protagonista en Turquía, su esposa acaparó los reflectores en Dubái, donde visitó la EXPO-2022 acompañada por su principal organizador, el jeque Ahmed Bin Saeed Al Maktoum.

«La Expo2020 Dubái ha sido una vitrina para mostrarle al mundo una parte de lo que somos y lo que estamos haciendo para construir un nuevo El Salvador», dijo Rodríguez en su discurso en la muestra, donde resaltó las bellezas y ubicación estratégica de su país.

Como muestra de la riqueza cultural salvadoreña, en la exposición actuó el Ballet Nacional de esta nación centroamericana, y se degustaron los cafés cultivados en su cordillera volcánica.

Rodríguez aprovechó la plataforma para reivindicar la gestión de Bukele, aupada por lo que definió como «la generación que ha empezado a cambiar el rumbo hacia la dirección correcta», donde prevalezcan la educación, la paz, la cultura, el progreso, la familia y la primera infancia.

ESCEPTICISMO EN CASA

Al hacer balance de estas visitas, la administración Bukele valoró los esfuerzos para promover su gestión, atraer inversores y presentar a El Salvador como un destino turístico y empresarial seguro y lleno de riqueza cultural, con playas ideales para el surf y pueblos pintorescos.

Sin embargo, en casa algunos miraron con recelo tanto la afinidad de Bukele con Erdogan, quien es visto por potencias occidentales como un tirano, como la renuencia a resolver el problema de fondo, esto es, el enfriamiento de las relaciones con Washington.

«Una de la más poderosas lógicas de la gira es vender a las élites económicas y políticas, y a la población dentro de El Salvador, de que hay alternativas a Estados Unidos. Fuera de las fronteras hay poco que Bukele pueda hacer para mejorar la imagen del autócrata que maneja las finanzas públicas con los pies», escribió el académico salvadoreño Ricardo Valencia para el portal de noticias El Faro.

Profesor asistente de Comunicaciones en Fullerton, la universidad estatal de California, Valencia estimó que el equipo de relaciones públicas de Bukele trata de inflar su imagen de líder mundial.

A su vez, el analista local Miguel Fortín Magaña calificó la movida de «payasada», y el diputado opositor René Portillo afirmó que «si las relaciones fueran más cordiales con el Gobierno de Estados Unidos no tendríamos que hacer este tipo de gestiones en otras latitudes del mundo».

Tales cuestionamientos fueron rebatidos y criticados por los partidarios de Bukele, en un fuego cruzado que alimentó, por enésima vez, la noria de la polarización política en El Salvador.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA