Ecuador se consolida como el mayor receptor de remesas españolas en Latinoamérica, con más de 930 millones

Imagen de un hombre con mascarilla en Ecuador

Imagen de un hombre con mascarilla en Ecuador

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los ciudadanos ecuatorianos residentes en España enviaron remesas por valor de 1.082,1 millones de dólares (933,5 millones de euros) a su país de origen en 2020, situando al país andino como el mayor receptor de remesas procedentes de España en Latinoamérica, según datos ofrecidos por Sendity.

La ‘startup’ española de envío de dinero ha destacado que la cifra de remesas procedentes de España supone casi la mitad de las remesas totales que Ecuador recibió durante el año pasado, que ascendieron hasta unos 2.848 millones de dólares (2.457 millones de euros), equivalentes al 2,74% del PIB ecuatoriano.

A Ecuador le siguió Colombia, con 840,6 millones de dólares (725,1 millones de euros) enviados desde España; República Dominicana, con 668,5 millones de dólares (576,7 millones de euros); Perú, con 407,4 millones de dólares (351,4 millones de euros); y Bolivia, con 299,1 millones de dólares (258 millones de euros).

La plataforma de servicios de envío de dinero ha explicado que en Latinoamérica, donde los flujos migratorios han incrementado de manera significativa, se ha producido un aumento de las remesas, especialmente en las economías más pequeñas de la zona, donde se observa una mayor dependencia económica de su exportación de talento.

De hecho, las remesas constituyen en varias economías el grueso de los ingresos que la población recibe y de ellas dependen el acceso a bienes y materias primas, la sostenibilidad de las familias y el crecimiento regional de las zonas en desarrollo.

Además, también son un factor determinante para la política macroeconómica de los gobiernos, ya que permiten que se ahonde el déficit en la cuenta corriente del país y contribuyen a que se estabilice el tipo de cambio, lo que facilita la adquisición de mercancías del exterior y el desarrollo de las exportaciones. Esto, además, incide directamente en la inversión por mejorar la infraestructura necesaria, lo que a su vez genera empleo y movimiento de las economías.

«Debido al continuo flujo de remesas que se perciben de unos países a otros y la importancia que tienen para la economía de estos, es cada vez más necesario facilitar servicios de envío de dinero sencillos y que regulen las tasas de cambio y las comisiones abusivas, para así asegurar que estos movimientos monetarios se mantienen estables y las economías de estos países continúen mejorando», concluye el consejero delegado de Sendity, Rafael Salazar.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA