Ecuador anuncia la venta del avión presidencial a Colombia pero Duque lo desmiente

El presidente de Colombia, Iván Duque

El presidente de Colombia, Iván Duque

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, ha anunciado la venta del avión presidencial, modelo Embraer Legacy, a Colombia por un monto total de ocho millones de dólares –unos 7,6 millones de euros–, mientras que su homólogo colombiano, Iván Duque, ha salido al paso para desmentirlo.

Según ha informado Lasso en su perfil de la red social Twitter, el dinero recibido por la operación será invertido en la adquisición de otra aeronave, modelo C130, «que servirá para transportar tropas militares ecuatorianas».

Sin embargo, el presidente Duque ha salido al paso para reconocer que, si bien el Gobierno busca adquirir nuevas aeronaves, «no se ha finiquitado ninguna negociación» y «no se ha pagado ningún avión». «No se va a comprar ningún avión durante mi gobierno», ha incidido ante los medios de comunicación, según un vídeo lanzado en sus redes sociales.

«Queremos dejar allanados los estudios y las opciones y que sea el próximo gobierno el que tome la decisión. Dicho esto, es absolutamente claro que aviones que tienen mas de 40 o 45 años para este tipo de servicios, representan un riesgo y se hace inminente a partir de 2023. Por eso me parece preciso dejar los análisis y que sea el próximo gobierno el que tome la decisión», ha zanjado el mandatario.

Anteriormente, el comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), el general Ramses Rueda, ha desmentido también ante la emisora Blu Radio que Colombia haya adquirido la aeronave, si bien, en la misma línea que Duque, ha reconocido que desde Bogotá se está en conversaciones.

«El negocio no se ha cerrado, estamos en el proceso desde hace más de un año. Nuestro objetivo es comprarle el avión, si logramos concretarlo, no para ponerlo al servicio de la Presidencia, sino para reemplazar uno de los (aviones modelo) Fokker, que algunos medios los llamaron ‘la cafetera’, en 2004 o 2005», ha afirmado Rueda.

Ahondando en las negociaciones con Ecuador, el comandante de la Fuerza Aérea ha reconocido que hay un acuerdo por el coste de la operación, si bien ha incidido en que la compra «aún no se ha realizado». «Hay una intención de compra, hay unos estudios técnicos, si estos nos dan visto bueno, realizaríamos el pago de la aeronave», ha añadido.

Lasso dispuso a comienzos de 2021 la venta del avión, pues consideraba «ineficiente e ineficaz» disponer de dos aeronaves destinadas al transporte del jefe de Estado, tal y como recuerda el diario ecuatoriano ‘El Comercio’.

De hecho, esta fue una de las promesas electorales de Lasso durante la campaña, si bien es cierto que el avión presidencial ya estaba en venta desde 2019 cuando el entonces presidente, Lenín Moreno, anunció que buscaba comprador.

La aeronave tiene una capacidad para catorce pasajeros distribuidos en tres compartimentos independientes equipados con moquetas y sillones de cuero, a la par que dispone de cocina y una sala para el equipaje.

Por su parte, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, bajo cuya administración se adquirió el avión, ha lamentado en sus redes sociales que con esta venta el jefe de Estado de Ecuador ahora empleará el «avión (presidencial) de largo alcance» para todo tipo de trayectos, algo que considera «ineficiente».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA