Lula descarta la presencia de Rousseff y otros «históricos» de su partido en un hipotético tercer gobierno

Los expresidentes de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva (c) y Dilma Rousseff (c-izq), en un ato contra el actual mandatario, Jair Bolsonaro, el 18 de diciembre de 2019 en Rio de Janeiro

Los expresidentes de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha descartado este jueves la presencia de su sucesora en el cargo, Dilma Rousseff, así como la de otros «históricos» del Partido de los Trabajadores (PT), como José Dirceu o José Genoíno, en un hipotético tercer gobierno.

A la espera todavía de que haga oficial su candidatura para las próximas presidenciales de octubre, Lula ha explicado que «no tiene sentido que una expresidenta de Brasil trabaje de ayudante en otro gobierno» y como asegurara en otras ocasiones, «hay mucha gente joven» a la que dar una oportunidad.

Así, si bien reconoce la «competencia técnica extraordinaria» de Rousseff, opina que lo mejor es que estas «figuras históricas» del partido queden en un segundo plano, ofreciendo «sensaciones» y «dialogando». A su vez, ha asegurado que «ninguna» de estas personas aceptaría entrar en un posible gobierno.

Lula se ha manifestado en estos términos en una conversación para la emisora Super Notícia de Minas Gerais, donde se le ha preguntado acerca de las críticas que ha recibido desde algunos sectores de la izquierda por haber apostado como vicepresidente por el exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin, fundador del conservador Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), uno de los principales rivales políticos del PT desde la década de los 90.

«Contradictorio habría sido contar con un ‘vice’ del PT porque sumaría cero. No se crecería nada», ha dicho Lula defendiendo al que será su ‘número dos’, quien recientemente dejó las filas del PSDB para afiliarse al Partido Socialista (PSB).

Lula también ha aprovechado la ocasión para comentar su última victoria judicial, después de que esta semana el Tribunal Superior de Justicia condenara al exfiscal de Lava Jato Deltan Dallagnol a pagarle una indemnización de 75.000 reales (unos 14.000 euros) por daños morales al acusarle sin pruebas de ser «el jefe» de una trama corrupta durante una rueda de prensa en 2016.

«Todavía habrá algunos procesos más (…), ahora no durante el proceso electoral (…), pero la gente que mintió a la sociedad brasileña necesita ser castigada por las instituciones», ha remarcado Lula.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA