La Justicia brasileña archiva una investigación contra Lula por tráfico de influencias por falta de pruebas

Lula da Silva

Lula da Silva

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un tribunal de Sao Paulo ha ordenado archivar una investigación contra el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ante la falta de pruebas en una acusación de tráfico de influencias a favor de la constructora brasileña OAS, implicada en varios casos de corrupción tanto fuera como dentro del país.

La jueza Federal Maria Carolina Ayoub señala que no existen siquiera indicios mínimos para continuar con una investigación en la que los delitos imputados a Lula ya habrían prescrito, informa el diario brasileño ‘O Globo’.

«Transcurridos más de seis años entre la fecha de los hechos, 2011, y el momento presente, se constata la prescripción de la demanda estatal para todos los delitos aquí investigados en relación a Luiz Inácio Lula da Silva. Aun así, y al igual que con los demás investigados, no hay una causa justa para continuar con las investigaciones debido a la pobreza de las evidencias recopiladas», señala Ayoub.

Con este fallo, son ya 19 las investigaciones abiertas contra Lula que han sido archivadas por falta de pruebas o atribución irregular de competencias, llegando incluso a confirmar que se cometió un acto de parcialidad durante el proceso, desde que a primeros de marzo, la Justicia anulara sus condenas por el caso Lava Jato.

La defensa de Lula ha señalado que esta decisión demuestra que el expresidente «ha sido víctima de una guerra jurídica», en la que «Lava Jato puso freno al estado de derecho a través de denuncias premiadas que se sabe no eran razonables con el claro objetivo de alcanzar y aniquilar una serie de objetivos».

La causa archivada se basa en la declaración del antiguo presidente de OAS, Léo Pinheiro, quien cumple prisión domiciliaria tras salir de la cárcel en 2019, cuyas declaraciones resultaron fundamentales para evitar que Lula saliera de la cárcel, aunque posteriormente se retractó de lo dicho.

El empresario acusó al expresidente de Brasil de recibir un apartamento de OAS a cambio de favores políticos, entre los cuales estaba una conferencia en Costa Rica en la que habría intentado de influir en los líderes del país centroamericano para que llevaran a cabo negocios con la constructora brasileña.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA