americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > VENEZUELA

No refiero una más de las ya diarias, múltiples y variadas protestas de calle de los venezolanos de este tiempo. El chavismo y sus cómplices de toda laya enfrentan una ola de reclamos sociales que no amaina con las fantasiosas y deshonestas medidas de política económica recién anunciadas, las carantoñas al sector privado y la edulcoración de la conducta del gran histrión de cara a otro capítulo de la gran farsa de legitimación comicial montada para mostrarse ante terceros.
La oferta de deuda de Pdvsa ha suscitado un interés más bien limitado entre los inversores, y muchos piensan que detrás de esta situación no sólo se encuentra el elevado precio del papel, del 138%. Con esta nueva emisión, la deuda de la petrolera venezolana presidida por Rafel Ramírez se sitúa en 17.000 millones de dólares, una cifra demasiado abultada para los expertos, que han comenzado a advertir sobre la posibilidad de que la compañía no pueda hacer frente a sus compromisos financieros.
Fuentes cercanas al Banco Central de Venezuela, presidido por Nelson Merentes, han asegurado a Americaeconomica.com que, de aprobarse la propuesta para elaborar un presupuesto anual para la Cadivi, el organismo encargado de administrar las divisas en el país contaría el año que viene con 30.000 millones de dólares, un 33% menos que lo liquidado durante el pasado 2008, últimas cifras disponibles.
El descubrimiento hace unas semanas, en Venezuela, por parte de Repsol de uno de los yacimientos gasísticos más importantes de Latinoamérica vuelve a poner de manifiesto que, a pesar de la cada vez más extensa opinión de que la región tendría que mantener sus recursos, las inversiones privadas son demasiado atractivas y necesarias para los gobiernos locales. Esa es la idea que comentó Carlos Malamud, Investigador principal del Área de América Latina del Real Instituto Elcano de Madrid a este medio.
El régimen venezolano, de innegable talante totalitario y declarado afán de eternidad, parece prepararse para un nuevo evento de su amañado y acomodaticio cronograma electoral. Lo hace confiado en sus cabriolas financieras, la fidelidad de los sectores pobres y el control férreo de las instituciones estatales. En su prospectiva, todo ello es el preludio de un nuevo paso de siete o más años de mandato del capo de Miraflores.
El bolívar ha conseguido hoy máximos de un año frente al dólar en el mercado paralelo de divisas de Venezuela, después de que Pdvsa haya anunciado que realizará una nueva emisión de deuda por valor de 3.000 millones de dólares en el mercado local. De confirmarse esta nueva venta, el Estado emitiría en sólo una semana papeles por valor de 8.000 millones de dólares, creando un exceso de oferta que ha superado la demanda de los inversores.
La petrolera estatal venezolana, PDVSA, se ha retirado de un proyecto de 7.000 millones de dólares para construir una refinería en Vietnam, según comentó el presidente ejecutivo de Petrovietnam, Phung Dinh Thuc. La petrolera latinoamericana se retiró del proyecto de Long Son, que se convertirá en la tercera refinería del país asiático.
Aprieto económico y político

La industria manufacturera venezolana ostenta ya cuatro trimestres de disminución de su producción. Está técnicamente en fase contractiva desde el tercer trimestre del año pasado.

La industria manufacturera venezolana está técnicamente en fase contractiva desde el tercer trimestre del año pasado. La economía en su conjunto acumula en el primer semestre del año un crecimiento negativo superior a menos uno por ciento. Siendo laxos, está también en fase contractiva. El tercer trimestre de ambas será aún peor que el segundo. O sea, de crecimiento negativo y más intenso. Y lo peor: a pesar de la recuperación de los precios petroleros y su estímulo sobre la demanda agregada interna, el ambiente de negocios y las condiciones para la producción han empeorado notablemente, por lo que ninguna recuperación en el corto o mediano plazos resulta posible. Y que conste, que no son los únicos aprietos económicos.
Hace dos semanas en la Casa del Libro en Madrid, Antonio Brufau le dijo a Hugo Chávez que el pozo de gas descubierto en Venezuela podría dar incluso para un proyecto de gas natural licuado (GNL). Para Hugo Chávez la noticia fue un sinónimo de multimillonarias inversiones y desde entonces presiona a Repsol para que construya una planta de licuefacción.
La nueva emisión de bonos en dólares en el mercado internacional anunciada esta semana por el Gobierno de Hugo Chávez ha provocado un fuerte rebote del bolívar frente al dólar en el mercado paralelo de divisas del país. Maikel Bello, analista de la firma Ecoanalítica ha asegurado a Americaeconomica.com que la demanda de estos papeles va a ser muy fuerte porque los venezolanos no pueden adquirir activos en moneda extranjera de una forma tan fácil. Además, asegura que estos bonos son muy atractivos para el mercado internacional por sus rendimientos.
0,2646484375