americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > VENEZUELA

El ministro de Energía de Venezuela, Rafael Ramírez, ha indicado que la petrolera estatal venezolana, Pdvsa, lanzará una tercera emisión de deuda este año 2009 para cubrir el pago de compromisos con proveedores y el plan de inversión Siembra Petrolera. Ramírez, quien también es el presidente de la compañía, no ha informado del valor que tendrá esta tercera emisión de papeles, pero ha asegurado que estará coordinada por el Ministerio Finanzas, al igual que las dos anteriores, lanzadas los pasados meses de julio y octubre por 3.000 millones de dólares cada una.
Hugo Chávez ha acusado a la población venezolana de despilfarrar la energía en un período de sequía que ha afectado a las principales centrales hidroeléctricas del país, que generan más del 75% de la energía que consume Venezuela, situadas en las cabeceras del río Caroní, afluente del Orinoco.
El presidente de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) de Venezuela, Manuel Barroso, ha anunciado que el organismo avanza en la segunda fase de entrega de divisas pendientes por autorizarle a los sectores productivos. Además, Barroso ha asegurado que la Cadivi ha autorizado divisas por cerca de 1.600 millones de dólares a casi 4.800 empresas importadoras entre los meses de julio y septiembre
Uno de los principales opositores del presidente venezolano Hugo Chávez, el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, ha mostrado su apoyo al mandatario, al contrario que la oposición brasileña, para que Venezuela ingrese en el Mercosur. Ledezma ha asegurado que esto favorece al país por la importancia del intercambio comercial y porque permitirá que el grupo exija al Gobierno venezolano que respete las reglas de la democracia.
El plan de estímulo económico propuesto por el ministro de Economía venezolano, Alí Rodriguez, no ha logrado frenar la escalada del tipo de interés interbancario (overnight), que la pasada semana se disparó a máximos anuales del 32%. Según los analistas consultados por Americaeconomica.com, la escasez de divisas sigue afectando a las pequeñas entidades financieras, a pesar de que la Cadivi ha comenzado a pagar sus deudas con algunos sectores, especialmente el importador.
No refiero una más de las ya diarias, múltiples y variadas protestas de calle de los venezolanos de este tiempo. El chavismo y sus cómplices de toda laya enfrentan una ola de reclamos sociales que no amaina con las fantasiosas y deshonestas medidas de política económica recién anunciadas, las carantoñas al sector privado y la edulcoración de la conducta del gran histrión de cara a otro capítulo de la gran farsa de legitimación comicial montada para mostrarse ante terceros.
La oferta de deuda de Pdvsa ha suscitado un interés más bien limitado entre los inversores, y muchos piensan que detrás de esta situación no sólo se encuentra el elevado precio del papel, del 138%. Con esta nueva emisión, la deuda de la petrolera venezolana presidida por Rafel Ramírez se sitúa en 17.000 millones de dólares, una cifra demasiado abultada para los expertos, que han comenzado a advertir sobre la posibilidad de que la compañía no pueda hacer frente a sus compromisos financieros.
Fuentes cercanas al Banco Central de Venezuela, presidido por Nelson Merentes, han asegurado a Americaeconomica.com que, de aprobarse la propuesta para elaborar un presupuesto anual para la Cadivi, el organismo encargado de administrar las divisas en el país contaría el año que viene con 30.000 millones de dólares, un 33% menos que lo liquidado durante el pasado 2008, últimas cifras disponibles.
El descubrimiento hace unas semanas, en Venezuela, por parte de Repsol de uno de los yacimientos gasísticos más importantes de Latinoamérica vuelve a poner de manifiesto que, a pesar de la cada vez más extensa opinión de que la región tendría que mantener sus recursos, las inversiones privadas son demasiado atractivas y necesarias para los gobiernos locales. Esa es la idea que comentó Carlos Malamud, Investigador principal del Área de América Latina del Real Instituto Elcano de Madrid a este medio.
El régimen venezolano, de innegable talante totalitario y declarado afán de eternidad, parece prepararse para un nuevo evento de su amañado y acomodaticio cronograma electoral. Lo hace confiado en sus cabriolas financieras, la fidelidad de los sectores pobres y el control férreo de las instituciones estatales. En su prospectiva, todo ello es el preludio de un nuevo paso de siete o más años de mandato del capo de Miraflores.
0,265625