americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > HONDURAS

La Unión Europea podría volver a establecer relaciones económicas con Centroamérica en el caso de que el presidente del Gobierno de facto de Honduras, Roberto Micheletti, dejara el poder en las elecciones del día 27 de enero, fecha en la que asumirá el poder el nuevo mandatario, Porfirio Lobo. Pese a que se pone fin a su mandato Micheletti ha advertido que si el ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, que se encuentra refugiado en la embajada de Brasil, regresa a su país será encarcelado.
El Congreso de Honduras, dominado por los partidarios del golpe de Estado de Roberto Micheletti, ha decidido abandonar la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, impulsada por el mandatario venezolano Hugo Chávez. La principal razón que ha dado el poder legislativo para dejar esta alianza ha sido la intrusión ideológica y militar del presidente de Venezuela en el acuerdo, una visión que no era compartida por algunos diputados y por el propio presidente de facto.
Todos ya intuían como terminaba el juego, las cartas estaban echadas, y con el resultado puesto el Congreso hondureño rechazó la restitución del depuesto mandatario Manuel Zelaya a la presidencia, con 111 votos a favor, 14 en contra y tres abstenciones.
El candidato del conservador Partido Nacional, Porfirio Lobo, ha sido el gran triunfador de las elecciones en Honduras, que en lugar de solucionar la crisis política han abierto una gran incógnita sobre el futuro más inmediato en el país. La periodista hondureña de la Agencia Inter Press Service (IPS) Thelma Mejía, ha asegurado a este diario que será muy complicado restablecer la normalidad y que hay que esperar para saber que pasará con el presidente de facto, Roberto Micheletti.
Sandra de Midence, presidenta del Banco Central de Honduras, conversó con Americaeconomica.com sobre la situación económica del país, tras la crisis política desatada el pasado 28 de junio, que terminó con la sustitución del presidente constitucional Manuel Zelaya y el nombramiento de Roberto Micheletti como mandatario de facto. La funcionaria ha indicado a este diario que las próximas elecciones presidenciales supondrán el inicio de la solución y que el nuevo Gobierno tendrá que asumir muchos retos, pero que tienen la confianza de que Honduras saldrá adelante. Además, Midence ha explicado a este diario las previsiones económicas del país y las estrategias que seguirá la institución en los próximos meses.
La crisis política desatada en Honduras el pasado 28 de junio, que terminó con la sustitución del presidente constitucional Manuel Zelaya y el nombramiento de Roberto Micheletti como mandatario de facto ha golpeado a la economía del país. Sandra de Midence, Presidenta del Banco Central de Honduras, ha indicado a Americaeconomica.com que por sectores económicos, las actividades que presentan mayor decremento son la Construcción con un -34.7%, Comercio un -8.4%, Industria Manufacturera un -8.0% y Transporte y Telecomunicaciones con un -4.1%.
El ex ministro de turismo de Honduras, Ricardo Martínez, no tiene amor de patria. Eso es lo que se desprende de sus declaraciones en una feria internacional del sector. El que llevara la cartera en el mandato de Manuel Zelaya ha aconsejado que no se visite su país. Estas declaraciones han sentado muy mal en Honduras donde el presidente provisional Roberto Micheletti ha calificado como un traidor a la patria al ex ministro y ha sugerido su expulsión del país.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) decidió reconocer al depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya como dirigente del país, a pesar de que la presidente del Banco Central de Honduras, Sandra Midence, ha avisado de que estas declaraciones podrían desestabilizar el país latinoamericano, que ya espera que su economía sufra un decrecimiento del 2% tras la crisis política acontecida. Cabe recordar además que el FMI congeló las ayudas que iba a otorgar al Banco Central de este país, siendo acusado por parte de la institución hondureña de cedérselas a Zelaya para financiar un posible regreso.
La crisis desatada en Honduras ha sacudido de lleno las bases de la integración política latinoamericana. Las instituciones de la región mantienen todavía un discreto silencio a la espera de que la llegada de Manuel Zelaya al país abra el camino a las negociaciones, algo que, de momento, parece altamente improbable. La OEA, el Parlamento Centroamericano (Parlacen), el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) e incluso el Mercosur han dejado al descubierto una ineficacia que además podría agravar la difícil situación financiera por la que atraviesa el país tras el nuevo toque de queda decretado por el presidente de facto Ricardo Martinelli.
La Organización de Estados Americanos (OEA), presidida por José Miguel Insulza, ha mostrado su preocupación por la paralización que sufre la economía hondureña tras el retorno de Zelaya al país. Desde el 18 de septiembre, las reservas del Banco Central han caído un 8%, y las autoridades hondureñas estiman en 40 millones de dólares las pérdidas diarias que ha causado un conflicto agravado en los últimos días con el cierre de supermercados y bancos que deben acatar el toque de queda impuesto por Micheletti.
0,15625