americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > ECUADOR

La petrolera brasileña Petrobras ha confirmado que abandona las concesiones de explotación de petróleo con las que cuenta en Ecuador. Mañana finaliza el plazo marcado por el Gobierno de Rafael Correa para renegociar los contratos que capacitaban a las empresas extranjeras para operar en el país. Se desconoce cuales de ellas, entre las que se cuentan la hispano argentina Repsol YPF o la italiana Agip, han llegado ya a un acuerdo. El diario peruano El Comercio ha confirmado la noticia que se venía gestando. Según fuentes de Petrobras que no han querido ser mencionadas, la empresa brasileña abandonará Ecuador al no satisfacer sus expectativas la tarifa que cobraría del Estado por continuar explotando el petróleo ecuatoriano.
La Asociación Colombiana de Camioneros, ACC, paralizaron sus unidades en la frontera con Ecuador impidiendo el paso de camiones del país vecinos. La medida responde a la situación creada después del incumplimiento de los acuerdos de la Comunidad Andina de Naciones en materia de transporte entre los países del bloque. En respuesta al bloqueo, los camioneros ecuatorianos han paralizando el transito por el puente de Rumichaca, de gran importancia en el tráfico de mercancías.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, volvió a recordar a las petroleras extranjeras que operan en el país que deben firmar nuevos contratos bajo la normativa aprobada en julio. Correa advirtió que a aquellas empresas que no lo hagan, el Estado ecuatoriano les abonará sus inversiones y deberán dejar el país. Entre las empresas que operan en Ecuador destacan Repsol-YPF, Petrobras, Andes Petroleum, Eni y ENAP, además de dos empresas chinas que se han negado, por el momento, a avenirse a firmar.
Pese a que los medios de comunicación internacionales y algunos expertos vinculan al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, con el marxismo o incluso con el comunismo, lo cierto es que su política económica dista mucho de los usos relacionados habitualmente con dichas ideologías. En contra de lo que puede parecer por su estrecha relación con mandatarios como Hugo Chávez, Correa, según algunos expertos, aplica recetas netamente liberales que, hábilmente, intenta engarzar con medidas sociales. La venta de las empresas reflotadas a los emigrantes o su obsesión por reducir el gasto público son dos buenos ejemplos de estas características.
El Estado ecuatoriano subasta las empresas que tuvo que reflotar en la crisis de 1998/99 y que quebraron el país. El presidente de la Junta del Fideicomiso, Pedro Delgado, se encuentra estos días de viaje por EEUU, España e Italia para ofrecer a los migrantes la compra de acciones de las empresas “que les obligaron a expatriarse”. En declaraciones a AmericaEconomica.com, Delgado ha asegurado que este proceso de venta “no tiene nada que ver” con la política de austeridad en el gasto público. Ecuador espera recaudar más de 1.400 millones de dólares (1.000 millones de euros) con la venta.
La ministra Coordinadora de la Producción, el Empleo y la Competitividad de Ecuador, Natalie Cely, ha anunciado en el Foro celebrado en Madrid “Ecuador ante sus retos” una serie de incentivos a la inversión entre los que ha destacado el arancel del 0% en la importación de bienes de capital y la exoneración del impuesto a la renta por cinco años para nuevas inversiones.
Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y Perú, Alán García, han acordado una reducción progresiva del gasto militar que dedican a la vigilancia fronteriza. Entre otras medidas, reducirán el número de puestos fronterizos, con lo que pretenden una mayor integración. El acuerdo marca el final de las constantes confrontaciones verbales que mantienen ambos países. La necesidad de reducir el gasto público de Ecuador ha podido facilitar el convenio.
Lucio Gutiérrez, líder del partido ecuatoriano Sociedad Patriótica, mantiene una dura pugna con el Gobierno de Rafael Correa desde que este le acusara del presunto Golpe de Estado del pasado 30 de septiembre. El director del SP en España, Francisco Mayorga, ha remitido un comunicado a los medios internacionales en el que culpa a Correa de todo lo ocurrido y asegura que “la comunidad internacional se dejó utilizar para respaldar políticamente al Régimen”.
El presidente chileno, Sebastián Piñera, y el presidente de Bolivia, Evo Morales, acuden a Ecuador en visita oficial para respaldar a su homologo ecuatoriano, Rafael Correa, después de los acontecimientos que el pasado 30 de septiembre lo mantuvieron bajo el control de un grupo de policías amotinados. El Gobierno ecuatoriano continúa manteniendo que lo sucedido fue un Golpe de Estado.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se enfrenta a una situación tensa tanto dentro como fuera de su país. En el interior, la revuelta policial del jueves 30 de septiembre, evidenció la fragilidad institucional que pervive en Ecuador y que retroalimenta la difícil situación económica. En el exterior, la elevada deuda externa, las contrariedades a la hora de lograr financiación y el recelo de los inversores internacionales en su apuesta por el país, hacen que el proyecto del presidente economista se complique.
0,296875