americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > BRASIL

La sobrevaloración del real podría convertir a Brasil en un aliado de EEUU en un tema clave para la economía: presionar a China para que fortalezca su moneda y hacer así frente a los desequilibrios comerciales. El flamante ministro de Comercio del país latinoamericano, Fernando Pimentel, ha asegurado que el nuevo Gobierno tiene la intención de incluir la debilidad del yuan en la agenda de la presidenta Dilma Rousseff durante su viaje a Beijing el próximo mes de abril.
Las infraestructuras marcan las primeras decisiones de Dilma Rousseff
En su primer día de trabajo tras la toma de posesión de la presidencia de Brasil, Dilma Rousseff, ha centrado su actividad en asuntos económicos, como la puesta en marcha de las nuevas infraestructuras. La mandataria planearía entregar a la iniciativa privada la construcción y operación de nuevos aeropuertos en Brasil, según la versión al respecto publicada hoy por los principales periódicos del país. Además, Dilma estudia realizar una Oferta Pública Inicial (OPI) de acciones de la administradora de aeropuertos brasileña, Infraero.
Dilma Rousseff será la primera mujer que preside Brasil. Con pasado guerrillero y formación económica, sustituye en el cargo a su gran valedor, Inazio Lula da Silva. El bagaje que dejará a su marcha será difícil de abarcar. Sin embargo, Rousseff tiene ante sí un reto suplementario al de igualar a su antecesor, hacer que, esta vez sí, Brasil deje de ser la eterna promesa.
De los cuatro países del BRIC, Brasil, Rusia, India y China, el primero está adquiriendo un protagonismo importante en todos los aspectos de la vida. Son muchos los que auguran, en un futuro más o menos próximo, que Brasil será una potencia económica y, como consecuencia, política. En el mundo latinoamericano, su presencia es, de día en día, más importante.
Los presidentes de todos los países latinoamericanos, a excepción de Cristina Fernández y Porfirio Lobo, mandatario de Honduras que no ha sido invitado, han confirmado su asistencia a la toma de posesión de la presidencia por parte de Dilma Rousseff. Brasil se convertirá el próximo sábado en el centro de las miradas internacionales, pendientes de un evento al que también concurrirán el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, o la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton.
Repsol y Sinopec han culminado hoy con éxito el acuerdo alcanzado en octubre para desarrollar los proyectos de exploración y producción de sus activos en el territorio 'offshore' de Brasil y crear una de las mayores energéticas privadas de Latinoamérica, según ha anunciado hoy la compañía presidida por Antonio Brufau.
Las operadoras de telefonía Vivo y Telesp han acordado integrar sus acciones con el fin de simplificar su estructura societaria. Las filiales brasileñas de la multinacional española Telefónica mantendrán su independencia pese a que cotizarán en Bolsa bajo la marca Telesp, que gestionará las acciones de ambas operadoras.
Fábio Barbosa se convertirá, a partir de febrero del próximo año, en el presidente del Banco Santander Brasil, y Marcial Portela, actual director general del Banco Santander, será el nuevo consejero delegado de la filial.
El adiós de un mito
Río de Janeiro despidió el pasado 20 de diciembre al presidente de los desfavorecidos. El propio Lula llegó a afirmarlo en la celebración: según sus datos, él ha sido el mandatario que más ha visitado las favelas. Incluso lo ha hecho más veces que todos sus predecesores juntos. Además, a pesar de los temores de los grupos conservadores, el antiguo sindicalista no se unió a la tendencia populista de izquierdas que lidera Hugo Chávez en la región. Apostó por una política económica moderada que priorizó el control de la inflación y mantuvo una relación amigable y fructífera con los inversores internacionales que han apostado con fuerza por el país.
Lula da Silva, el presidente brasileño, quiere dejar bien abonado el campo de la economía para cuando su sucesora, Dilma Rousseff, tome posesión de su cargo el próximo 1 de enero. En este sentido, las iniciativas que ha tomado durante este mes el todavía mandatario de Brasil están encaminadas a restringir el crédito de los bancos para, de esta forma, contener la inflación. Una decisión que podría llegar a ser tremendamente impopular, pues eliminará dinero del sistema financiero y desalentará las compras a largo plazo de los consumidores.
0,46826171875