americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > BRASIL

El Fondo Monetario Internacional (FMI), con motivo de la cumbre del G-20, hizo caso a la línea progresista que ha comenzado a imperar entre los países más poderosos del mundo, y ha decidido que Brasil, China y la India tengan un 5% más de representación en el organismo económico internacional, según aseguró su presidente, el socialista francés Dominique Strauss-Kahn.
Las críticas de los accionistas estadounidenses de Vale do Rio, entre los que figura Blackrock, no han frenado la intención de Lula da Silva de obligar al gigante minero a aumentar su inversión en el mercado nacional. El presidente podría haber encontrado en el magnate Eike Batista al aliado perfecto para conseguir que la compañía atienda sus exigencias. La estrategia parece evidente: Lula necesita el favor de los accionistas y Batista, con un bolsillo repleto de billetes listos para la inversión, aspira a convertirse pronto en uno de ellos. Tal vez con ese fin, ambos se han reunido esta semana en Washington en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas.
Los mercados financieros de Brasil han acogido con euforia la decisión de Moody’s de otorgar a la deuda del país el grado de inversión, convirtiéndose en la última de las tres principales agencias en otorgar ese estatus a la mayor economía de Latinoamérica. El real se situaba hoy en máximos de 12 meses frente al dólar. Pero el movimiento más significativo ha sido el registrado en el mercado de credit default swaps (CDS). La prima de riesgo del país, medida por estos contratos de crédito, se ha desplomado hasta los 119 puntos básicos, una cifra que no se veía desde antes del estallido de la crisis y que es inferior a la registrada por otros países con calificaciones más elevadas como Polonia o Sudáfrica.
La empresa brasileña Marfrig, dedicada al negocio de la carne bovina y el procesamiento de alimentos, ha informado hoy de la compra de tres nuevos negocios. Además de hacerse con el alquiler de 11 nuevos frigoríficos en territorio brasileño, anunció la compra de la peletera uruguaya Zenda y de la brasileña Seara Alimentos. La compañía autorizó además la emisión de hasta 232,06 millones de acciones ordinarias.
El magnate del sector de la energía Eike Batista ha revolucionado la cotización de Vale do Rio en las últimas dos sesiones. Su interés manifiesto por adquirir una amplia participación en el gigante minero ha disparado la cotización de la compañía un 5% en tan sólo dos sesiones, con lo que ya suma un 53% en lo que va de año en el índice Bovespa. Los títulos de la firma también se anotaban hoy avances superiores al 3% en el mercado de ADR en Nueva York y en el Latibex.
La ofensiva iniciada por el presidente brasileño Lula da Silva para que Vale do Rio invierta más en el mercado nacional ha terminado con la paciencia de los principales accionistas privados del gigante minero, entre los que se encuentra Blackrock. Los inversores acusan a Lula de perjudicar sus intereses en la compañía que preside Roger Agnelli con su fuerte presión política para la construcción de más fábricas de acero en el país.
El primer banco español anunció hoy que tiene previsto colocar alrededor de un 16,2% de su filial brasileña, vía ampliación de capital, en una operación valorada entre 4.340 y 4.930 millones de euros. En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Santander dijo que el estreno de esta OPV, la segunda mayor del año por detrás de China State Construction Engineering Corp., tendrá lugar el próximo 8 de octubre en la Bolsa de Brasil y un día antes en los ADR de Wall Street.
El magnate brasileño Eike Batista, cuyo conglomerado EBX controla activos de petróleo, energía, minería y transportes, planea invertir 10.300 millones de dólares en Brasil hasta el año 2012. Para conseguir parte de estos fondos el multimillonario ha decidido buscar financiación en el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) y el Banco de Desarrollo Chino.
Los signos de mejora en la economía brasileña han provocado que los bancos del país reanuden su ofensiva para captar a los inversores extranjeros. El estatal Banco do Brasil se lanzará al parqué neoyorquino a través del mercado de ADR y elevará el límite de participación de inversores extranjeros en su capital del 12,5% hasta el 20%. Bradesco, con Lazaro de Mello Brandao al frente, tampoco ha querido desaprovechar esta oportunidad y se ha unido al portugués Banco Spiritu Santo para crear una administradora de fondos de capital privado.
Los productores y exportadores brasileños de carne bovina JBS y Bertin han anunciado en el día de hoy un acuerdo de asociación que unificará sus operaciones. JBS, empresa presidida por Wesley Mendoça Batista, aumenta así su liderazgo mundial en la producción y exportación de carne industrializada.
0,3583984375