americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > BOLIVIA

Cuatro horas tuvo que caminar el Ministro de Asuntos Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, tras ser retenido por los manifestantes. Parecía que este fin de semana, el Gobierno pondría fin a la marcha indígena, pero nada más lejos de la realidad. La policía intentó zanjar las protestas haciendo uso de la violencia, y eso caldeó más el ambiente.
Cuatro horas tuvo que caminar el Ministro de Asuntos Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, tras ser retenido por los manifestantes. Parecía que este fin de semana, el Gobierno pondría fin a la marcha indígena, pero nada más lejos de la realidad. La policía intentó zanjar las protestas haciendo uso de la violencia, y eso caldeó más el ambiente.
El presidente boliviano, Evo Morales, viajará este sábado hacia Nueva York para participar en el 66 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Cumplirá con una de sus labores como mandatario, pero desatenderá a otras. La marcha indígena en rechazo a la construcción de una carretera de 300 km que cruzaría el Territorio Indígena y el Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), en el centro del país, ya cumple un mes, pero Evo aún no se ha sentado a dialogar con los nativos. La idea es que se trabaje en una propuesta alternativa y que de forma conjunta se realice una consulta directa con las comunidades que habitan los territorios por donde pasaría la vía. Sin embargo, las soluciones no llegan.
Esto es lo que indica el reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Los cultivos de coca llegaron en Bolivia a 31.000 hectáreas, un 22% más que las 25.400 que había antes de que llegara a la presidencia Evo Morales en 2006. Sin embargo, la nación andina se mantiene en el tercer lugar como productor de esta planta después de Colombia y Perú. El cultivo de la hoja de coca disminuyó en un 6% en los tres principales países productores.
Los mineros bolivianos piden a Evo Morales que nacionalice las minas
Los mineros bolivianos piden a Evo Morales que nacionalice las minas
Los mineros bolivianos han pedido al presidente del país, Evo Morales, que nacionalice las minas con el fin de frenar la explotación masiva de estos recursos que beneficia en mayor medida a empresas multinacionales. Sin embargo, algunos sindicatos se oponen a esta opción, ya que prefieren mantenerse como dependientes de las empresas privadas que operan en Bolivia.
De poco han servido las iniciaciones de diálogo que comenzaron el pasado sábado entre Evo Morales y los indígenas. Los nativos decidieron parar cualquier tipo de coloquio para llegar a un acuerdo sobre la polémica carretera financiada por Brasil y que ha sido rechazada por los autóctonos del lugar, al cruzar un parque ecológico. Al parecer, ya se negociaba una posible solución, pero de manera totalmente inesperada, los aborígenes, que han sido hasta ahora leales aliados de Morales, se han cerrado en banda.
El ministro chileno de Energía, Rodrigo Álvarez, ha declarado que sería positivo para su país recibir energía de Bolivia, mientras que el presidente de la boliviana Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Christian Inchauste, ha señalado a los medios que Chile es un mercado sumamente interesante para Bolivia, pero que la economía se ve en este caso enturbiada por la política. Ambos coinciden en que el intercambio sería beneficioso para ambos países; sin embargo, el conflicto marítimo se alza como el mayor obstáculo.
Si existe un tema urticante, prioridad UNO para la desgastada administración Morales es la tan ansiada salida al mar, así y ante el arribo del Gobierno que encabeza Ollanta Humala , Bolivia juega sus cartas con el Perú. Al momento el canciller peruano Rafael Roncagliolo, aterriza en Santa Cruz de la Sierra, a los efectos de reunirse con su par del altiplano, David Choquehuanca, llevando en su maleta la premisa de avanzar en una agenda bilateral direccionada en subsanar todos los escollos que interfieran en el otorgamiento de una salida al mar a sus vecinos bolivianos.
Las últimas declaraciones del presidente boliviano Evo Morales, en las que aseguraba que no existía otra alternativa mas que cruzar el Territorio del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) con el Tramo II, para construir la carretera que irá de Beni a Cochabamba, no ha gustado a los dirigentes indígenas de la marcha protesta contra el Gobierno, quienes han amenazado con “defender con sus vidas si es necesario” esta zona.
El viaje de Evo a China ha sido todo un éxito. El mandatario boliviano, que fue de visita al gigante asiático en busca de megaproyectos, ha cumplido su misión. El indígena se entrevistó con directivos de las grandes empresas estatales chinas en Pekín y concretó negocios para la exploración del litio boliviano y de la construcción del satélite Túpac Katari, por el que se ha suscrito un acuerdo de cooperación espacial.
0,546875