americaeconomica.com
Edición testing    

PAÍS > ARGENTINA

La posibilidad de que el Gobierno argentino alcance un pronto acuerdo para reestructurar su deuda y una cierta mejora en la situación financiera del país, ha provocado que los inversores extranjeros vuelvan a interesarse por las emisiones de deuda de las empresas locales. Fuentes de Standard & Poor’s consultadas por Americaeconomica.com aseguran que ya hay varias entidades interesadas en acudir a los mercados internacionales, como el fabricante de calzado Grimoldi o la cadena Arcos Dorados. Al parecer, algunos fondos extranjeros también han participado en colocaciones locales con mucho interés por los activos en pesos y a corto plazo, que rondan un precio del 7%.
Las empresas privadas argentinas se han convertido en el último punto de presión para que el Gobierno de Cristina Fernández concluya el proceso de reestructuración de la deuda que el país mantiene con los tenedores que no aceptaron el canje en 2005. Según fuentes consultadas por Americaeconomica.com, una de las más interesadas es Grimoldi, el mayor fabricante de calzado no deportivo de Argentina, que ya estudia la posibilidad de emitir papeles en el mercado internacional el próximo año para financiar su plan de inversiones.
Los piqueteros de los sindicatos de ‘Duhalde’ se han vuelto a movilizar en Argentina, en esta ocasión contra la ministra de Desarrollo, Alicia Kirchner, que además es la hermana del ex mandatario Néstor Kirchner. Los manifestantes acusan al Gobierno de Cristina Fernández de repartir subsidios laborales sólo a las organizaciones sociales que le son afines y piden ser incluidos en la ayuda estatal.
Faltan casi dos años para las elecciones primarias en Argentina pero algunas piezas del ajedrez político ya toman posiciones. En las últimas semanas han empezado los movimientos de los peones del tablero. Son los sindicatos y, como en el juego, cuentan mucho. Y hasta el 2011 quedan muchos movimientos.
Pasó un año, algunos creen que fue un siglo, la nueva administración demócrata calentó motores y propuso fuertes cambios , pero aún la nebulosa pasea por el gigante americano, la tan mentada revolución sigue pendiente.
Tras las últimas protestas en contra de los Kirchner durante estas últimas semanas en Argentina, la expectación se centraba en la reacción de los sindicatos afines al matrimonio, que por fin han dado señales de vida. Los trabajadores afiliados a la Central General de Trabajadores (CGT), liderados por Hugo Moyano, han bloqueado la distribución de los periódicos La Nación y Clarín.
El ministro de Economía argentino, Amado Boudou, estará presente en la próxima reunión del G-20 que tendrá lugar este fin de semana en Escocia. Allí tendrá un nuevo encuentro con el titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss Khan, en busca de acercar posiciones sobre el tema de la demorada revisión que lleva pendiente de conclusiones desde 2001.
Argentina ha empezado a importar vino de mesa de Chile debido a la escasez de stock y a los factores climáticos. Por el momento ha comprado 500.000 litros pero prevén llegar a los 30 millones en los próximos meses para cumplir las demandas de producto.
Parece que hasta las primarias de 2011 cualquier decisión que tome Cristina Fernández de Kirchner va a ser cuestionada por algún opositor. El último capítulo de quejas se ha referido a la asignación por hijos a desocupados y trabajadores informales decretada por el gobierno.
La reforma en el Partido Justicialista argentino se acelera cada vez más. El ex presidente Eduardo Duhalde ha anunciado que se va a presentar a las primarias de 2011. Además ha explicado que colabora con el ex senador radical Rodolfo Terragno en un acuerdo con dirigentes del radicalismo para generar políticas de Estado y vencer a Néstor Kirchner.
0,265625