Una decisión difícil

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Algunos expertos relacionados con el sector financiero peruano, consultados por Americaeconomica.com, temen que los conflictos internos que vive el país, a causa de las decisiones políticas tomadas por el presidente de Perú, Ollanta Humala, puedan llegar a afectar a medio plazo a las inversiones en el territorio. Algunos expertos relacionados con el sector financiero peruano, consultados por Americaeconomica.com, temen que los conflictos internos que vive el país, a causa de las decisiones políticas tomadas por el presidente de Perú, Ollanta Humala, puedan llegar a afectar a medio plazo a las inversiones en el territorio.

Uno de estos analistas, perteneciente al Grupo Corill, Arleen Lahura, es uno de los que más ha insistido en esta posibilidad. El experto entiende que “las protestas que se están produciendo en el país son muy localizadas y por tanto no están afectando por el momento a la economía nacional”.

Arleen cree que el problema puede surgir “a medio plazo”, si el presidente de Perú “no consigue solucionar satisfactoriamente los conflictos, ya que los inversores extranjeros pueden desalentarse a la hora de de hacer estudios y participar en las empresas del país, si sus esfuerzos van a terminar en la anulación de sus proyectos”. Es por eso que las decisiones que tome Humala pueden marcar un rumbo u otro para Perú.

Javier Frisancho, analista de Kallpa Securities, también está de acuerdo en que la economía peruana va bien. Entiende que los problemas sociales que han surgido en el territorio se deben a que “ha habido una polarización en las elecciones”. “Muchos ciudadanos están enfadados ya que consideran que Humala no está cumpliendo con sus promesas electorales”, asegura Frisancho.

El experto financiero ha comprobado, en cambio, que las empresas “que inicialmente no parecían que iban a verse beneficiadas por las políticas del mandatario peruano, finalmente se están viendo favorecidas por sus decisiones”. Frisancho cree que finalmente Humala “se ha dado cuenta que las compañías son el motor económico del país”.

Por otro lado, uno de los conflictos que más comederos de cabeza están dando al presidente peruano, el de Cajamarca, parece que en las últimas horas se ha calmado. Los campesinos del lugar, que inicialmente no estaban dispuestos a cesar con sus protestas hasta que el Gobierno anulara por completo el proyecto minero de Conga, han decidido ofrecerle un respiro a Humala y levantar progresivamente los bloqueos en las carreteras de Cajamarca para sentarse a dialogar.

Los dirigentes de la protesta, encabezados por el presidente regional Gregorio Santos, tomaron esta decisión para evitar el desabastecimiento total de la región, según ha informado el Defensor del Pueblo, Eduardo Vega.

La Defensoría del Pueblo será la encargada, desde este momento, de buscar un punto de encuentro y mediar para poder solucionar el conflicto surgido entre las autoridades regionales, controladas por el partido izquierdista del Movimiento de Afirmación Social (MAS), y los líderes sociales por un lado, y la minera Yanacocha y el Gobierno nacional por otro.

Lo que si que tienen claro los lugareños de Cajamarca es que no están dispuestos a permitir que el proyecto Conga continúe adelante ya que aseguran que esta explotación afecta de forma negativa a sus comunidades, ya que desaparecerían importantes fuentes de agua, un bien utilizado para regar sus cosechas. En concreto se secarían cuatro lagunas, bajo las cuales hay oro y cobre. Pero aún a pesar de ello se han mostrado finalmente dispuestos a dialogar.

Por otro lado, Humala ha anunciado que no podrá estar en la Cumbre constitutiva de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) “por motivos de agenda interna». Los expertos creen que estos motivos pueden ser las protestas de los campesinos de Cajamarca.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA