Tiempos de traje y corbata

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En la octava y última entrega de su informe sobre el fenómeno de las maras en Latinoamérica, nuestro colaborador Omar Arias Mele, nos habla de la última mutación del fenómeno, de su paso definitivo hacia la mayoría de edad. Ahora, los dirigentes de las pandillas no son ya los caudillos tatuados de antaño. Son señores del crimen organizado global con traje y corbata. • Informe completo En la octava y última entrega de su informe sobre el fenómeno de las maras en Latinoamérica, nuestro colaborador Omar Arias Mele, nos habla de la última mutación del fenómeno, de su paso definitivo hacia la mayoría de edad. Ahora, los dirigentes de las pandillas no son ya los caudillos tatuados de antaño. Son señores del crimen organizado global con traje y corbata.

Un chico de una pandilla local que ve el informe de las maras se identifica con el fenómeno centroamericano y busca tener el mismo grado de resonancia que ellos tienen. Entonces se genera una reproducción de la violencia y una creación propia de los imaginarios colectivos. Como no hay conciencia social y el juzgamiento es selectivo, se profundiza el problema y se agudiza la crisis.

Hoy podemos decir que la mutación de las maras es una realidad. Ya no son lo que eran antes, ya no se van a tatuar porque dejaron de ser pandillas para ser parte del crimen organizado.

Al igual que los mareros, los villeros son emergentes y representantes de la marginalidad argentina.

Sin negar que las maras pueden llegar a nuestro país, no tenemos que dejar de lado el observar la existencia de grupos violentos.

De suceder se produciría un importante quiebre en la conformación societaria del poder y la revisión del control social se volverá mucho más necesaria de lo que ya de por sí lo es.

Las maras han “evolucionado” en sus usos y costumbres para poder ganar más territorio. Como hemos mencionado ya no se tatúan como antes; utilizan nuevos códigos internos de comunicación; cambiaron su indumentaria; se aliaron a narcotraficantes para así obtener financiamiento y logística para delinquir.

Las bandas delictivas no son un fenómeno de la modernidad, sino que han sido una constante en la historia de la humanidad. Eric Hobsbawn señaló que “el pandillerismo es uno de los fenómenos sociales más universales registrado por la historia”. Específicamente, Hobsbawn asocia a la proliferación de las bandas delictivas con reacomodos en las estructuras sociales.

Un ejemplo histórico está en la mafia italiana; el desamparo social y la carencia de seguridad de la población de Sicilia fueron las primeras necesidades que la mafia vino a subsanar. De hecho tal como lo señala Eric Frattini en sus estudios sobre la mafia, las primeras organizaciones mafiosas surgidas en el siglo XVI fueron comunidades que se dedicaban a brindar protección.

La sociedad envuelta en un modelo del consumismo, pero conviviendo con otro modelo opuesto basado en bajos niveles salariales, desempleo, deserción escolar, acompañado con un cóctel de comunicaciones, Celulares, TV, Internet entre otros, donde se distorsionan los valores morales y familiares, con el consiguiente deterioro de la familia y el alejamiento de la contención religiosa; alcanzó un punto crítico que no habría que dejar de prestarle atención.

Todo, acompañado por el abandono de la vida rural, lo que conllevó a un incremento importante de la población en las grandes urbes, asociado a la vez a un descontrol inmigratorio ha sido uno de los factores que permitió el crecimiento de la inseguridad en nuestro país.

Cuando observamos los dichos y los hechos, donde vemos que por allá en Noviembre del 2005 el Ministro del Interior Aníbal Fernandez y el Ministro de Seguridad Bonaerense León Arslanián firmaron en La Plata un convenio en el cual la cartera de la provincia ofrecería asistencia técnica para desarrollar un mapa de delito en conjunto con la Policía Federal, diciendo que en 20 días tendrían un mapa único para toda la Provincia de Buenos Aires, nos preguntamos ¿Dónde está?.

Si bien la cultura “villera” no se encuentra organizada institucionalmente por el momento al nivel de las pandillas ó “maras” de referencia en párrafos anteriores, variables significativas como crimen organizado, narcotráfico e incluso terrorismo, orientan su proyección a lograr esa tendencia grupal encaminada a constituirse como mano de obra criminal de primera línea.

Manifestaciones culturales como ser la denominada “cumbia villera”, reflejan la aspereza de la vida en las márgenes del conurbano bonaerense, no sólo como una expresión musical sino como una modalidad de indumentaria que los identifica; zapatillas de marca, pantalón de gimnasia, campera deportiva y gorrita; marcan la tendencia apologética criminal en sus canciones, glorificando como héroe suburbano al delincuente común.

“Hoy es un día especial/porque el Monito a la villa llegó/ dos años guardado estuvo/ y al fin la yuta hoy lo largó “La canción del yuta” – Yerba Brava).

Modelo con un condicionante ilícito o bien que simpatiza con la criminalidad, fuente o caldo de cultivo favorable para el delito, todo hace pensar que el modelo confluye al desarrollo de estructuras delictivas como las mencionadas en párrafos anteriores.

Narcotráfico, Tráfico de Armas, Robos, Asesinatos, Piratería del Asfalto, Secuestros, Tráfico de Personas, todo nos lleva hacia la búsqueda de lograr el armado de un modelo mutante del aparato judicial, social, educativo y policial a los fines de tomar el control y encauzar un camino de paz para la sociedad Latinoamericana en general.

Cuando se habla de mutante, se refiere a un modelo que se encuentre en constante estado de adaptación de los modelos delictivos y sociales en permanente cambio, ya que si el modelo es estático como viene siéndolo desde hace décadas, tanto las leyes como los procedimientos aplicados en todos los ámbitos quedan obsoletos por lo que se beneficia el accionar delictivo por la falta de reglamentaciones que permitan limitar el avance de las diferentes modalidades delictuales.

• Informe completo

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA